Ya hemos señalado en numerosas ocasiones que la tendencia es a atribuir la custodia de los menores a la madre, o bien custodia compartida a ambos progenitores.

Por tanto, pocos son los casos, y más contenciosos, en los que se atribuya la custodia de un menor de edad, al padre.

No obstante en este artículo haremos referencia a una Sentencia del Tribunal Supremo que se aparta de la tendencia habitual.

Sentencia de 4 de abril de 2018, que hace referencia a la fecha de inicio de devengo de la pensión alimenticia, y por lo que ahora interesa a la concesión de la custodia al progenitor.

Así el demandante, varón, solicitó un procedimiento de modificación de medidas en solicitud de la concesión de la custodia de su hijo de 15 años.

Petición que fue desestimada en primera Instancia, y estimada en Segunda Instancia por la Audiencia Provincial de Murcia.

La progenitora recurre al Tribunal Supremo dictando éste la siguiente Sentencia:

La Audiencia Provincial de Murcia argumentó que “Hemos de valorar básicamente la decisión del hijo al respecto, máxime cuando dicho menor cuenta con la edad de 15 años, sin que la patología que presenta (síndrome de Asperger) constituya un impedimento u obstáculo que permita cuestionar la verdadera voluntad del mismo o que la misma pueda resultar fácilmente influenciable. Téngase en cuenta que no consta acreditada esa alegada manipulación del menor por su padre y por tanto tampoco la existencia de un posible síndrome de alienación parental al respecto, que incluso la Dra. Psiquiatra Sra. Pura que se ocupa habitualmente de su tratamiento desde que el menor tenía 7 años, lo ha  descartado en todo momento.

Hemos de valorar asimismo que la citada enfermedad no incide directamente en una alteración de la capacidad intelectiva de la persona, sino esencialmente en el ámbito de las relaciones sociales y en su capacidad de actuación al respecto.

Por otro lado nos encontramos con otro hecho objetivo que, sin duda, permite corroborar el mantenimiento de la situación de guarda de hecho del menor que se viene desarrollando desde el mes de septiembre de 2014. Nos referimos a la permanencia, continuidad y estabilidad temporal de tal custodia de hecho, sin que conste, ni se haya acreditado dato o conducta negativa alguna que pudiera cuestionarla o en su caso que por su entidad, contraria al interés del menor, pudiera motivar la alteración o cambio de la actual custodia.

 

Atribución de la custodia monoparental al padre

 

Por el contrario se ha acreditado médicamente que Cipriano se encuentra estable en su sintomatología y que se observa una favorable y buena evolución. Asimismo y desde el punto de vista escolar consta acreditado documentalmente una notable mejora del menor en su rendimiento académico, así como en su integración en el Instituto donde cursa sus estudios. »

Nos encontramos, por tanto, ante una favorable situación de hecho de Cipriano que goza de estabilidad y permanencia, al prolongarse ya durante más de dos años y que está afectando positivamente al denominado superior interés del mismo. »En consecuencia procede otorgar carta de naturaleza a esta situación, regulándola legalmente mediante la atribución al padre de dicha medida de guarda y custodia.”

La recurrente alega la falta de motivación de la Sentencia de la Audiencia de Murcia, que modifica la custodia. Entendiendo el Supremo que El Juez a quo ha aplicado correctamente el principio de protección del interés del menor, motivando suficientemente, a la vista de los hechos probados, por qué razón altera el régimen de guarda y custodia, y como tal debe mantenerse. El recurso de casación en la determinación del régimen de la guarda y custodia no puede convertirse en una tercera instancia, a pesar de las características especiales del procedimiento de familia.

Motivo por el cual mantiene la concesión de la custodia del menor al padre.

Begoña Cuenca Alcaine. Abogada de Familia en Zaragoza.