Me permito daros algunos consejos que os pueden ser útiles si habéis tomado la decisión de romper vuestra convivencia.

  • El más importante es que tratéis de llegar a un divorcio consensuado. Poned todo de vuestra parte para llegar a un acuerdo, vuestros hijos y sobre todo vuestra economía os lo agradecerán. Cuanto más cordial sea la ruptura mejor será para todos los implicados.
  • Antes de tomar cualquier decisión es imprescindible un asesoramiento previo por parte de un abogado matrimonialista. Es vital estar informado de los pros y contras, y de lo que puede ocurrir.
  • Insisto en que tratéis de llegar a un acuerdo, el mismo puede conseguirse con la intervención de uno o de dos letrados. Si entre ambos tenéis bastante claras las pautas de ruptura, un letrado será suficiente. Si la situación es tensa, o vuestras posiciones están muy alejadas será mejor que cada uno de vosotros tenga su propio letrado.
  • Tenéis que tener confianza y afinidad con vuestro abogado, ya que deberéis contarle temas íntimos y personales.
  • Vuestro abogado debe ser accesible, tanto por teléfono, email como en persona, os debe de resolver todas vuestras dudas.
  • Si no se logra el ansiado acuerdo, el divorcio será contencioso, analizad muy bien con vuestro letrado, vuestras pretensiones, que éstas se ajusten a la realidad, que sean factibles de alcanzar judicialmente. Seguid los consejos de vuestro letrado.
  • Pensad si podéis afrontar la tensión que un juicio supone, si moralmente no os encontráis con ánimo suficiente, merece la pena pactar. En estos casos puede ser beneficioso contar con la ayuda de otros profesionales cualificados, como un psicólogo.
  • Pensad que un proceso contencioso es más costoso, no sólo económicamente, sino también emocionalmente.

DIVORCIOS

  • En ocasiones nos aferramos a nuestras posesiones y por todos los medios tratamos de mantenerlas, haced un estudio de ingresos y costes para ver si podéis afrontar los mismos. Tened en cuenta que con la ruptura, los ingresos se dividen, analizad si un solo miembro de la pareja, puede asumir los gastos previstos. Puede ocurrir que deseemos vivir en la vivienda que fuera familiar pero que no podamos afrontar los gastos que la misma genera.
  • Es vital que tengáis a mano la información económica de uno y otro miembro de la pareja. Recopilad las escrituras de vuestras propiedades, los recibos de la hipoteca, de los gastos ordinarios de la vivienda, de los gastos de vuestros hijos. Nóminas, cuentas y depósitos bancarios etc. Toda esta documentación entregársela a vuestros abogados.
  • Si pensáis liquidar vuestros bienes, asesoraos correctamente del valor de los mismos. Debéis ser realistas.
  • Intentad tomar todas las decisiones en beneficio de vuestros hijos. Los que más van a sufrir en la ruptura van a ser ellos. Tratad de explicarles que vuestra separación no va a suponer alejarse de ninguno de vosotros.
  • Es importante que os impliquéis ambos en la vida de vuestros hijos.
  • Ya lo hemos indicado en numerosas ocasiones pero no me cansare de repetir que es importantísimo que los hijos no tomen partido en vuestra ruptura.
  • No les expliquéis las causas de la misma, por mucho que estas os ofendan.
  • No utilicéis a vuestros hijos como moneda de cambio.

 

Cualquier duda que os pueda surgir estoy a vuestra disposición.

 

Begoña Cuenca Alcaine. Abogada de Familia en Zaragoza.