Cuando una pareja, tras una meditada decisión, opta por su ruptura, debe contactar con su abogado de Familia experto en la materia.

Existen dos posibles fórmulas para  llevar a cabo el divorcio/separación, bien de mutuo acuerdo, bien de forma contenciosa.

En el Divorcio de Mutuo Acuerdo pueden intervenir un Letrado, o dos, uno por cada miembro de la pareja. Ya hemos comentado que si  tenéis más o menos claros los términos de vuestro divorcio, o es posible acercar posturas, no hay inconveniente en que tramite el procedimiento un solo Letrado, que hayáis elegido entre los dos.

No obstante, si existen fricciones o vuestras peticiones están muy alejadas, os recomiendo que cada miembro de la pareja designe el Abogado de su confianza y elección. Lo habitual es que entre profesionales alcancemos acuerdos satisfactorios para ambos.

En esta vía, podemos incluso liquidar y adjudicar los bienes comunes adquiridos durante el matrimonio.

Una vez tenemos redactado el acuerdo, llamado Convenio Regulador o Pacto de Relaciones Familiares (en Aragón cuando hay hijos), procederemos a redactar una Demanda de Mutuo Acuerdo de conformidad con lo establecido en el artículo 777 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, a la que adjuntaremos certificados literales de matrimonio y nacimiento de los hijos, expedidos por el Registro Civil. Tomad nota, cuando se solicitan dichos certificados, (puede hacerse por internet), es preciso especificar certificados literales. Tened en cuenta también, que los certificados tienen una validez limitada. De la misma forma adjuntaremos el Convenio suscrito.

divorcio contenciosoUna vez admitida la demanda, se señalará fecha y hora para que los cónyuges se ratifiquen en su petición. La ratificación consiste en que ambos miembros de la pareja asisten al Juzgado, se les exhibe el pacto alcanzado, reconocen su firma y manifiestan que desean continuar con el proceso.

Si existen hijos menores de edad se dará traslado al Ministerio Fiscal para que manifieste su conformidad en relación a lo acordado.

A posteriori se dicta Sentencia, y una vez firme obtendremos los Testimonios, que es el documento que debéis de conservar.

Si no se logra el ansiado acuerdo, iniciaremos los trámites de un Divorcio Contencioso.

En este proceso es precisa la intervención de dos Letrados, uno por cada miembro de la pareja. De tal forma que los Letrados proponen y el Juez dispone.

Una de las partes iniciará el proceso con la presentación de Demanda Contenciosa de conformidad con lo dispuesto en el artículo 770 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. También adjuntará certificaciones del Registro Civil y aquellas pruebas o documentos en los que fundamente sus pretensiones.

La otra parte deberá contestar a la Demanda, y señalará fecha y hora para que se celebre la vista. Momento en el cual cada parte hará valer sus derechos e intereses, y será el Juez, tras el examen  de la prueba  practicada, quien determine las circunstancias reguladoras de vuestro Divorcio/Separación.

En este proceso no cabe repartir la propiedad de bienes muebles e inmuebles, tal y como nos permitía el proceso de Mutuo Acuerdo, sino que solamente se atribuirán derechos de uso, que como norma general serán limitados en el tiempo.

Si la situación es muy tensa, pueden solicitarse Medidas Provisionales, bien de forma autónoma, al amparo de lo dispuesto en el artículo 771 de la Ley de Enjuiciamiento Civil,  bien con la Demanda Contenciosa, artículo 773 del mismo cuerpo Legal. Celebrándose de forma urgente una Vista, con el fin de determinar de forma provisional como ha de regirse la convivencia en tanto en cuanto se celebre la Vista principal. Contra el Auto que dicte el Juez conteniendo dichas Medidas no cabe Recurso.

La Sentencia dictada tras el Juicio Principal admite Recurso de Apelación ante la Audiencia Provincial.

 

Begoña Cuenca Alcaine

Abogada de Familia en Zaragoza.