Cuando estas atravesando una crisis familiar, lo primero que debes de plantearte es si merece la pena continuar con tu  pareja, ya que te encuentras en una crisis pasajera, que prácticamente todas las parejas sufren a lo largo de su convivencia, y que por tanto es salvable, o si por el contrario, es una situación definitiva.

Una vez hecho este examen de conciencia y has decidido poner fin a tu relación, debes de contactar con un abogado, para que tramite tu separación o divorcio.

En ocasiones tendemos a preguntar a nuestros familiares y allegados, si conocen algún abogado. Lo cierto es que es preciso que busques un abogado especializado en la materia. Puede ser un acierto contar con el profesional que tramitó con éxito el divorcio de quien te lo recomienda.

Generalmente al tratarse de un tema íntimo y personal, que no nos apetece contar, podemos recurrir a internet, y buscar un abogado de divorcios especialista.

Debes de examinar las páginas web de los profesionales, y decantarte por aquel de ellos que te inspire más confianza, y que resuelva en mayor medida tus dudas.

También existen directorios jurídicos especializados que pueden serte útiles.

Puede ser bueno leer artículos de abogados especialistas y expertos que explican la materia. Si bien son disciplinas complicadas y con un determinado lenguaje que no tienes por qué entender. Asesórate.

Las reseñas de los abogados son importantes, y nos dan idea o información muy válida del Letrado, que puede encajar con la persona que estas buscando.

Lo habitual es buscar un letrado de tu ciudad, aunque en ocasiones si la localidad es pequeña, y por tanto os conocéis prácticamente todos los habitantes, puede ser recomendable buscar un Letrado cercano o de las inmediaciones.

Una vez elegido al profesional, debes de concertar una cita con él. Tu abogado deberá tranquilizarte, encauzarte, y resolver todas las cuestiones que te preocupen.

Puede ocurrir que este profesional, por bueno que sea, no te guste, busca de nuevo.

Ten en cuenta que has de sentirte cómodo con tu abogado, con el que vas a pasar mucho tiempo, y al que deberás contarle determinados hechos que quizá nunca hayas contado a nadie. Tienes que sentir confianza y empatía.

La comunicación con él, debe ser fluida, y constante. Hay que encontrar la fórmula de contacto más beneficiosa para ambos como el teléfono, el email, o la entrevista personal.

Tu abogado debe estar disponible para atenderte. Si bien tiene más juicios y más clientes, así que tranquilos, encontrará el momento para comunicar con vosotros.

Un abogado de Familia debe tener  sensibilidad para escuchar tus problemas y saber resolverlos, los temas a tratar son delicados, y los intereses emocionales en juego deben ser protegidos y tratados con respeto. El tema se complica cuando hay hijos, ya que las emociones están a flor de piel.

A lo largo de mis artículos lo he comentado infinidad de veces, y no me cansare de repetir que creo firmemente  que un buen abogado de familia debe intentar por todos los medios llegar a un acuerdo.

Huye de aquel abogado que fomente las tensiones, y no te apacigüe cuando comiencen los problemas.

Un procedimiento contencioso es más costoso económicamente, y psicológicamente, a veces el desgaste emocional que supone, puede incidir negativamente en otros aspectos de tu vida, como el trabajo, las relaciones personales etc.

Igualmente ya hemos expuesto que llegar a un acuerdo es ceder por ambas partes, no cabe que una de las partes imponga su petición.

Un acuerdo es mucho más beneficioso, para los implicados, en primer lugar porque entre ambos han decidido la mejor fórmula para regular su ruptura. En un contencioso será el Juez quien imponga las condiciones, que a veces no se ajustarán a tu situación particular.

Lo habitual es que aquellos divorcios resueltos por la vía del mutuo acuerdo, suelen ser más cordiales, y permiten una mejor relación entre los ex cónyuges, que redundará en beneficio de los hijos.

abogados-zaragoza

Se divorcian los esposos, o rompen las parejas, pero no éstos con los hijos, ten en cuenta que existirán numerosos eventos, en los que deberéis asistir los dos, como bautizos, comuniones, bodas, reuniones escolares, fiestas de colegio, y cuanto más correcta y educada sea vuestra relación, mejor admitirán los niños la ruptura.

Es práctica habitual de esta Letrada intentar por todos los medios lograr el mayor número de acuerdos.

No obstante a veces no es posible conseguirlo, y entonces tu abogado deberá defender tus intereses en los Juzgados con rotundidad.

 

Tu abogado matrimonialista debe fijar objetivos a conseguir realistas, y debe asesorarte y explicarte qué es lo que puedes o no conseguir en un proceso contencioso.

No luches por lo que no merece la pena, o no lo conseguirás. Permite que tu abogado te asesore a este respecto. Pide honestidad a tu abogado.

Aun cuando el proceso haya sido contencioso, cualquier cuestión surgida con posterioridad debe de intentar negociarse. Pide a tu abogado que antes de acudir al Juzgado, hable con el otro compañero.

A veces lo que comienza siendo una guerra, puede solucionarse a posteriori, y  tu abogado debe de tratar de que esto ocurra.

Huye de aquel abogado que presume de sus victorias judiciales.

También se aprende de los juicios perdidos.

Tu abogado debe ser leal, contigo y con el resto de Letrados.

Exige que tu abogado esté al tanto de las novedades Jurisprudenciales y Legales. El letrado matrimonialista debe estar al día de todos los cambios y en permanente estudio y formación.

Espero que estas breves pinceladas puedan ayudarte a elegir al mejor abogado matrimonialista en Zaragoza.