En el año 2005 se modificó la Legislación de tal forma que hasta esa fecha era preciso instar en primer lugar una separación, y a posteriori, el procedimiento de divorcio, por tanto eran necesarios dos trámites.

Como se ha expuesto, en el año 2005 desapareció el requisito de la separación previa, pudiéndose acceder directamente al Divorcio, en caso de ruptura o quiebra matrimonial.

Por tanto una pareja puede decidir que prefiere únicamente instar un proceso de separación, y después el divorcio, o bien solicitar directamente el divorcio.

Las diferencias entre uno y otro ya las explicamos en el artículo que tienes a tu disposición en la web, ¿Me separo o me divorcio?.

A estos efectos señalar, que lo más habitual es que las parejas que han decidido finalizar su convivencia opten directamente por el divorcio.

Esta situación es la que se ha denominado divorcio express.

No obstante determinados profesionales del derecho a través de sus páginas webs anuncian divorcios express a precios muy económicos que equivaldrían a divorcios low cost.

 

¿En qué consisten estos servicios?

Generalmente se trata de divorcios de mutuo acuerdo, y señalan diferentes costes dependiendo de si hay hijos, si hay que liquidar el patrimonio etc.

A continuación se rellena un formulario con tus datos, y sin tener ningún contacto con el profesional, ni que éste te aclare ninguna duda, se lleva a cabo el convenio.

Se realiza un convenio estándar o tipo, sin tener en consideración las circunstancias concurrentes en vuestra vida, ni en la de vuestros hijos, ni las economías de cada uno  o  gastos de los hijos.

Una vez presentado el procedimiento, los progenitores acuden al Juzgado y se ratifican en el mismo.

divorcios low costMi pregunta es,  si yo enfermo, ¿me atrevería a hacer  una consulta a un doctor por internet, le enviaría mis datos, y esperaría un diagnostico sin que me examinen?.

En opinión de la Letrada que suscribe, un procedimiento de divorcio tanto contencioso como de mutuo acuerdo, es “un traje a medida” que debe ajustarse a vuestras circunstancias particulares y personales.

Creo que debe haber un contacto fluido con tu letrado, y debes de hablar con él, las veces que sean necesarias, tanto para aclarar tus dudas como para llevar a cabo un proceso que recoja todas las circunstancias.

Un acuerdo que recoja las reglas que van a regular vuestro divorcio debe de hacerse para que tenga una duración casi ilimitada, y que prevea prácticamente todos los aspectos presentes pero también futuros.

A veces no es fácil, por no decir prácticamente imposible, arreglar o modificar algo que de inicio no es demasiado adecuado.

Por ello si estáis inmersos en un proceso de ruptura valorar las opciones existentes, y decidir lo que penséis que  es más beneficioso a vuestros intereses y los de vuestros hijos.

 

Begoña Cuenca Alcaine. Abogada de Familia en Zaragoza.