Soy Begoña Cuenca abogada de Familia, en este video nos referiremos a los informes psicosociales en el divorcio contencioso.

Cuando el proceso de divorcio es contencioso habrá que determinar si procede el establecimiento de una custodia compartida o monoparental.

 

 

En Aragón el Código de Foral de Aragón establece lo siguiente:

2. El Juez adoptará de forma preferente la custodia compartida en interés de los hijos menores, salvo que la custodia individual sea más conveniente, teniendo en cuenta el plan de relaciones familiares quedeberá presentar cada uno de los progenitores y atendiendo, además, a los siguientes factores:

a) La edad de los hijos.

b) El arraigo social y familiar de los hijos.

c) La opinión de los hijos siempre que tengan suficiente juicio y, entodo caso, si son mayores de doce años, con especial consideración a losmayores de catorce años.

d) La aptitud y voluntad de los progenitores para asegurar laestabilidad de los hijos.

e) Las posibilidades de conciliación de la vida familiar y laboral de los padres.

f) Cualquier otra circunstancia de especial relevancia para el régimende convivencia.

 

divorcio-contencioso

 

 

3. Antes de adoptar su decisión, el Juez podrá, de oficio o a instancia de parte, recabar informes médicos, sociales o psicológicos de especialistas debidamente cualificados e independientes, relativos a la idoneidad del modo de ejercicio de la autoridad familiar y del régimende custodia de las personas menores.

En dicho Código se establece que el Juez podrá recurrir al auxilio deprofesionales expertos para determinar si procede la custodia compartida, su forma, la distribución del tiempo, o si por el contrarioes conveniente el establecimiento de una custodia monoparental a favorde uno de los progenitores, y la forma de regular los periodos de visitas y estancias con el otro. Los Juzgados de Familia cuentan con los gabinetes psicosociales formados por Psicólogo y Asistente Social, que son los encargados de emitir los informes.

De tal forma que el Juez podrá de oficio solicitar el examen de los progenitores y los menores que tengan doce o menos años, con el objeto de tomar la decisión al respecto, o bien pensar que no es precisa dicha prueba, y dictar la resolución sin su auxilio.

Igualmente las partes podrán solicitar que se proceda al examen, decidiendo el Juzgador su procedencia o no.

Una vez admitida la prueba, se fijará fecha y hora para su práctica. Los menores comparecerán ante el gabinete acompañados del progenitor que los tenga en su compañía en ese momento, y se suele recomendar que vayan a compañados de una tercera persona que se encargue de ellos, mientras el padre y la madre efectúan las pruebas.

Es decir existen dos citas una para un cónyuge y los hijos y otra para el otro progenitor. A los menores se les practica una entrevista, y a los adultos entrevistay pruebas o test psicológicos y psicotécnicos.

Una vez finalizado, se emitirá Informe con la recomendaciones y conclusiones, pudiéndose solicitar aclaraciones al Informe en la Vista Judicial. ¿Son vinculantes dichos Informes?

A juicio de la Letrada que suscribeno, si bien hay que decir que la tendencia habitual es que los Juzgadores atiendan a las recomendaciones que tales informes contienen.

Os ha hablado Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.