La patria potestad del Código Civil o la autoridad familiar en Aragón, genera un gran número de dudas, y confusiones, pues en ocasiones el custodio piensa que puede de tomar todas las decisiones que afectan a los hijos.

El Código civil dice:

Los hijos no emancipados están bajo la patria potestad de los progenitores.

La patria potestad, como responsabilidad parental, se ejercerá siempre en interés de los hijos, de acuerdo con su personalidad, y con respeto a sus derechos, su integridad física y mental.

Esta función comprende los siguientes deberes y facultades:

1.º Velar por ellos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral.

2.º Representarlos y administrar sus bienes.

Si los hijos tuvieren suficiente madurez deberán ser oídos siempre antes de adoptar decisiones que les afecten.

Los progenitores podrán, en el ejercicio de su función, recabar el auxilio de la autoridad.”

El Código de Derecho Foral aragonés establece lo siguiente:

1. El deber de crianza y educación de los hijos menores no emancipados, así como la adecuada autoridad familiar para cumplirlo, corresponde a ambos padres.

  1. Puede corresponder a uno solo de ellos o a otras personas en los casos legalmente previstos.”

autoridad familiar en Aragón

Pero realmente en ¿qué consiste esta figura?

La Jurisprudencia es unánime al señalar que en el ejercicio de la autoridad familiar es necesaria la actuación conjunta de ambos progenitores para decidir sobre aquellas cuestiones que sean de especial trascendencia para la vida, salud, desarrollo, educación y formación de los menores, precisándose el consentimiento de ambos o en su defecto autorización judicial.

No pudiéndose, por tanto, ser adoptadas unilateralmente las decisiones, a título meramente ejemplificativo:

  • relativas a la fijación del lugar de residencia de los menores, y a los posteriores traslados de domicilio.
  • Salida del territorio nacional.
  • Elección del centro escolar o institución de enseñanza y cambios ulteriores.
  • Orientación educativa, religiosa o laica, y realización de actos de profesión de fe o culto propios de una confesión religiosa del menor de catorce años.
  • El sometimiento a tratamientos o intervenciones médicas preventivas, curativas o quirúrgicas, salvo los casos de urgente necesidad que requerirán la puesta en conocimiento del otro progenitor de las medidas adoptadas por el medio más rápido posible.
  • Ambos progenitores y sin distinción tienen derecho a ser informados por terceros de toso los aspectos que afecten a sus hijos.
  • A que se les facilite a los dos, toda la información académica y boletines de evaluación.
  • Obtener información a través de reuniones habituales con tutores o servicios de orientación del centro escolar, tanto si acuden los dos como si lo hacen por separado.
  • Del mismo modo ambos progenitores tienen derecho a obtener información médica de sus hijos y a que se faciliten los informes que cualquiera de los dos soliciten.

Por ello,  si eres el progenitor custodio es importante que respetes la autoridad familiar compartida, y en el supuesto de divergencias en la toma de decisiones, opta por acudir al Juez para que resuelva de plano lo más favorable para tus hijos. Si eres el progenitor no custodio solicita que se lleven a cabo de mutuo acuerdo las cuestiones importantes que afecten a los menores.

 

Begoña Cuenca Alcaine. Abogada de Familia en Zaragoza.