Cuando dos personas ponen fin a su convivencia o matrimonio, en el caso de que se opte por la custodia monoparental, el otro progenitor deberá abonar una pensión alimenticia a sus hijos menores.

El Código civil establece lo siguiente:

 

Artículo 93

El Juez, en todo caso, determinará la contribución de cada progenitor para satisfacer los alimentos y adoptará las medidas convenientes para asegurar la efectividad y acomodación de las prestaciones a las circunstancias económicas y necesidades de los hijos en cada momento.

Si convivieran en el domicilio familiar hijos mayores de edad o emancipados que carecieran de ingresos propios, el Juez, en la misma resolución, fijará los alimentos que sean debidos conforme a los artículos 142 y siguientes de este Código.

De la lectura del artículo anterior cabe concluir que también es obligatorio sostener o contribuir a los gastos de aquel hijo mayor de edad pero dependiente económicamente de sus padres.

Es una duda que se plantea continuamente en los Despachos de Abogados de Familia. ¿ hasta cuándo debo abonar la pensión alimenticia?

 

El Código Civil establece lo siguiente:

 

Artículo 152

Cesará también la obligación de dar alimentos:

1.º Por muerte del alimentista.

2.º Cuando la fortuna del obligado a darlos se hubiere reducido hasta el punto de no poder satisfacerlos sin desatender sus propias necesidades y las de su familia.

3.º Cuando el alimentista pueda ejercer un oficio, profesión o industria, o haya adquirido un destino o mejorado de fortuna, de suerte que no le sea necesaria la pensión alimenticia para su subsistencia.

 

4.º Cuando el alimentista, sea o no heredero forzoso, hubiese cometido alguna falta de las que dan lugar a la desheredación.

5.º Cuando el alimentista sea descendiente del obligado a dar alimentos, y la necesidad de aquél provenga de mala conducta o de falta de aplicación al trabajo, mientras subsista esta causa.

 

La causa más habitual de extinción de los alimentos, es que el hijo mayor de edad haya accedido al mercado laboral.

La Jurisprudencia ha ido perfilando la materia, así entre otras:

extinción de la pensión alimenticiaEn la sentencia La Audiencia Provincial de Ciudad Real de fecha 4 de Septiembre de 2009 se destaca la diferencia entre la pensión de alimentos destinada a un hijo menor de edad de la un hijo mayor de edad: “el diferente tratamiento jurídico que la doctrina del Tribunal Supremo realiza de los alimentos debidos al hijo menor de edad sobre el mayor de edad, pues los primeros se incardinan en la patria potestad derivando básicamente de la relación paterno-filial mientras que los segundos se encuentran sujeta a los presupuestos más estrictos del régimen general de la obligación de alimentos entre parientes y que se traduce en que la obligación cesa cuando se pueda ejercer un oficio, profesión o industria (circunstancia que, en cuanto determinante de su extinción, excluye el nacimiento del derecho correlativo…).

Cabe destacar el pronunciamiento de la Sentencia número 16/13 de fecha 17 de Enero de 2013 de la Audiencia Provincial de Ciudad Real: “la pensión de alimentos destinada al hijo mayor de edad cesa cuando el alimentista pueda ejercer un oficio, profesión o industria (artículo 152.3 del Código Civil) precepto que debe ser interpretado en el sentido de que sólo se suprime la pensión por esa causa cuando existe una posibilidad concreta y eficaz de trabajar, según las circunstancias del caso, y no una mera capacidad subjetiva de tal suerte que el hijo mayor que ya se ha introducido en el mercado laboral se encuentra en disposición de acceder a un puesto de trabajo. En consecuencia, desaparece esa situación cuando esa incorporación se ha producido y el hijo ha empezado a trabajar de forma regular, aunque no sea continuada, con intención de atender a sus propias necesidades o tiene capacidad de hacerlo.”

Si tus hijos ya han accedido al mercado laboral puedes extinguir la pensión, bien por acuerdo firmado entre ambos progenitores y ratificado judicialmente, bien por Resolución Judicial de manera contenciosa, por tanto si te encuentras en esta situación no dudes en contactar conmigo.

 

Begoña Cuenca Alcaine. Abogada de Familia en Zaragoza.