En este video trataremos la figura de la pensión alimenticia a abonar a los hijos por el padre,  en el caso de que se atribuya la custodia monoparental a favor de la madre.

Dicha cuantía tendrá carácter mensual, se abonará los doce meses del año, y será  ingresada dentro de los cinco primeros días de cada mes en la cuenta que se designe, con carácter anticipado.

 

La pensión se actualizará de conformidad con el IPC emitido por el Instituto Nacional de Estadística, u Organismo que lo sustituya.

La práctica habitual de Los Juzgados de Zaragoza es entender que son gastos ordinarios usuales y por tanto incluidos dentro de la pensión son:

Los de vestido, alimentos, y los de educación en centros públicos o concertados, y los universitarios en centros públicos ( recibos que expida el centro educativo mensuales, matrícula, seguro escolar, AMPA, fundación, plataforma Digital), las excursiones escolares de corta duración, material escolar, transporte, uniformes y equipación deportiva exigida por el centro educativo, libros, aula matinal, y comedor.

Existen otro tipo de gastos extraordinarios, que a su vez se subdividen en dos, necesarios y no necesarios,  y que se distinguen en atención a su necesidad y acuerdo.

Son gastos extraordinarios necesarios los de tratamiento médico, farmacia no básicos y con prescripción médica, gafas, lentillas, ortodoncia ortopedia, audífonos, logopeda, psicólogo, prótesis, fisioterapia o rehabilitación con prescripción facultativa, no cubiertos por el Sistema Público de Salud o una entidad privada, las clases de refuerzo o apoyo escolar recomendados o prescritos por el centro educativo por deficiente rendimiento académico o de otro tipo de tratamientos prescritos por facultativos u otros profesionales.

Estos gastos son obligatorios y se asumen en función de la capacidad económica de los progenitores.

Los gastos extraordinarios no necesarios son toda clase de actividades extraescolares (deportivas, de ocio, idiomas, musicales, bailes, informática) etc, cursos de verano, colonias, viajes de estudios y semejantes, cumpleaños y otras celebraciones tales como Primera Comunión, así como los gastos de colegio/Universidad privados y las estancias en residencias universitarias, colegios mayores o similares, deberán ser siempre consensuados de forma expresa y escrita,  por los progenitores para poderse compartir el gasto por mitad o en la proporción que se acuerde, y a falta de acuerdo, serán sufragados por quien de forma unilateral haya tomado el acuerdo.