En la Sociedad actual, en la que existen numerosas parejas de diferentes países, que tienen hijos en común, es frecuente que tras la ruptura uno de ellos abandone el país de residencia para regresar a su país natal.

La sustracción internacional  de menores tiene lugar cuando un menor es trasladado ilícitamente por uno de los progenitores a un país distinto de donde reside habitualmente, violando el derecho de custodia atribuido a una persona o a una institución, o en aquellos casos en que el padre o la madre se haya trasladado con el menor para residir en otro país, e impida al otro progenitor que tenga atribuido el derecho de visita ejercitarlo”.

Por tanto se produce en casos en los que el País de Residencia ya se ha regulado la ruptura y por tanto existe Sentencia de divorcio contenciosa o de mutuo acuerdo.

Existen dos vías para solicitar la restitución del menor, la civil o la penal.

En este artículo nos referiremos a la vía civil:

La vía civil se interpone en el País en el que el menor residía, siempre y cuando existan convenios de cooperación con el País al que se haya trasladado.

Si el menor se encuentra en España se llevará a cabo el siguiente procedimiento previsto en el artículo  778 quáter y siguientes de la LEC.

 En los supuestos en que, siendo aplicables un convenio internacional o las disposiciones de la Unión Europea, se pretenda la restitución de un menor o su retorno al lugar de procedencia por haber sido objeto de un traslado o retención ilícito y se encuentre en España, se procederá de acuerdo con lo previsto en la Ley de Enjuiciamiento Civil. No será de aplicación a los supuestos en los que el menor procediera de un Estado que no forma parte de la Unión Europea ni sea parte de algún convenio internacional.

 En estos procesos, será competente el Juzgado de Primera Instancia de la capital de la provincia, con competencias en materia de derecho de familia, en cuya circunscripción se halle el menor que haya sido objeto de un traslado o retención ilícitos, si lo hubiere y, en su defecto, al que por turno de reparto corresponda.

Promoverá el proceso el progenitor que tenga atribuida la custodia o aquel que tenga fijado un régimen de visitas o comunicaciones.   Las partes deberán actuar con asistencia de Abogado y representadas por Procurador.

 El procedimiento tendrá carácter urgente y preferente.  Se iniciará mediante demanda en la que se instará la restitución del menor o su retorno al lugar de procedencia e incluirá toda la información exigida por la normativa internacional aplicable.

Se dictará Resolución de admisión de la demanda y en ella  se requerirá a la persona a quien se impute la sustracción o retención ilícita del menor para que,  comparezca con el menor y manifieste si accede a su restitución o retorno, o se opone a ello, alegando alguna de las causas establecidas en el correspondiente convenio o norma internacional aplicable.

Si se opone, se celebrará vista, una vez practicadas las pruebas pertinentes y el Juez dictará sentencia en la que se pronunciará únicamente sobre si el traslado o la retención son ilícitos y acordará si procede o no la restitución del menor a la persona, institución u organismo que tenga atribuida la guarda y custodia o su retorno al lugar de procedencia para permitir al solicitante el ejercicio del régimen de estancia, comunicación o relación con el menor, teniendo en cuenta el interés superior de éste y los términos del correspondiente convenio o de las disposiciones de la Unión Europea en la materia, según el caso.

La resolución que acuerde la restitución del menor o su retorno establecerá detalladamente la forma ý el plazo de ejecución, pudiendo adoptar las medidas necesarias para evitar un nuevo traslado o retención ilícito del menor tras la notificación de la sentencia.

 

Begoña Cuenca Alcaine. Abogada de Familia en Zaragoza.