Cuando una pareja toma la desagradable decisión de poner fin a su convivencia o matrimonio, surgen innumerables interrogantes, por tanto y tomada la decisión en firme, lo primero que deberéis hacer es contactar con   un abogado especialista en Derecho de Familia, con el fin de resolver todas vuestras dudas.

Es evidente que un Divorcio de Mutuo Acuerdo es a todas luces mucho más ventajoso, de un lado reduce el estrés que toda persona atraviesa cuando se produce la quiebra.

Cuanto más cordial sea el fin de vuestra convivencia, más correcta será vuestra relación posterior, ya que si tenéis hijos, el contacto entre vosotros de un modo u otro va a ser frecuente. Hay miles de temas que tratar, y muchas circunstancias a comunicar.

Es mucho más fácil  acatar las decisiones que voluntariamente y por acuerdo entre ambos habéis tomado,  que las que un Juez  impone.

Si habéis sido capaces de alcanzar acuerdos, lo normal es que también lo seáis para poder modificarlos.

Ser flexible es una buena cualidad, muy positiva en la vida, por ello también deberéis serlo en vuestro divorcio. No discutáis por todo, no merece la pena.

Negociar es hacer concesiones, no imponer, un acuerdo no puede ser el resultado de establecer todo lo que ha propuesto una parte, y nada de lo que ha señalado la otra.

Pensad en el bienestar de vuestros hijos, y no en vuestros Derechos, o en lo que la ley dice.

Un divorcio de mutuo acuerdo es menos costoso económicamente, pues litigar es caro, y ya dice el refrán que “juicios tengas y los ganes”, con ello quiero decir que un expediente lleno de incidentes y procedimientos desgasta a cualquier persona, y en ocasiones no se consiguen los resultados perseguidos. Amén de que conlleva como ya se ha dicho mayores gastos.

Un procedimiento de mutuo acuerdo puede llevarse a cabo por un solo abogado, o por dos.

Mi opinión es que si tenéis bastante claros los términos del Divorcio podéis acudir los dos al mismo Letrado, pero si no es así, me parece más adecuado a vuestros intereses que cada uno designe a su Abogado, ya que  entre los profesionales es mucho más factible que se alcance un acuerdo que satisfaga a las dos partes.mutuo acuerdo

En el divorcio de mutuo acuerdo, redactaremos un Convenio, en Aragón Pacto de Relaciones Familiares ( si hay hijos) que contendrá:

En el caso de que existan hijos menores de edad, quien ostenta la custodia de los hijos, se establecerá un régimen de visitas a favor del no custodio, o bien y si procede se fijará la custodia compartida, como se lleva a cabo la misma.

Igualmente se determinará la pensión alimenticia de los hijos, o los gastos de asistencia de los mismos según proceda.

Determinaremos si hay que fijar pensión compensatoria o no,  a favor de uno de los cónyuges, y su duración.

Hablaremos del uso de la vivienda, a quién se otorga y por cuánto tiempo.

Una de las ventajas del mutuo acuerdo es que nos permite liquidar la Sociedad de Gananciales.

Si al final el Acuerdo no se consigue, habrá que instar un procedimiento de Divorcio Contencioso ante los Juzgados de Familia, (ahora ya con dos Letrados y Procuradores) debiendo decidir el Juez sobre todas las cuestiones reseñadas.

 

Begoña Cuenca Alcaine.

Abogada de Familia en Zaragoza