El Código de Derecho Civil Aragonés establece lo siguiente en relación a los gastos de los hijos:

  1. Tras la ruptura de la convivencia de los padres, ambos contribuirán proporcionalmente con sus recursos económicos a satisfacer los gastos de asistencia de los hijos a su cargo.
  2. La contribución de los progenitores a los gastos ordinarios de asistencia a los hijos se determinarán por el Juez en función de las necesidades de los hijos, de sus recursos y de los recursos económicos disponibles por los padres.
  3. El Juez asignará a los padres la realización compartida o separada de los gastos ordinarios de los hijos teniendo en cuenta el régimen de custodia, y si es necesario fijará un pago periódico entre los mismos.
  4. Los gastos extraordinarios necesarios de los hijos serán sufragados por los progenitores en proporción a sus recursos económicos disponibles. Los gastos extraordinarios no necesarios se abonarán en función de los acuerdos a los que lleguen los progenitores y, en defecto de acuerdo, los abonará el progenitor que haya decidido la realización del gasto.

Si se establece un modelo de custodia compartida habrá que procederse a la apertura de una cuenta común, donde habrán de domiciliarse los gastos ordinarios de los hijos, es decir los gastos escolares como comedor, ampa, recibo escolar, material escolar, actividades de apoyo, actividades extraescolares que ya estén efectuando los menores, la aportación caso de ser un centro concertado, uniformes escolares etc.

Cada progenitor deberá contribuir en dicha cuenta en proporción a sus ingresos. Si éstos son similares, se ingresará el 50 % del importe fijado,  por cada progenitor.

Si los ingresos son divergentes, efectuaremos una regla de tres para determinar qué porcentaje corresponde a cada padre.

asistencia-hijos-divorcioEl importe decido se ingresará mensualmente, los doce meses del año.

Os recomiendo  que no  ajustéis demasiado la cuantía a ingresar, ya que de este modo siempre quedará algo de remanente, y podrá ser interesante de cara a los periodos en que vienen gastos de mayor importancia como los libros, gastos médicos, etc.

Es conveniente que dicha cuenta sea mancomunada, es decir que para extraer dinero debáis firmar los dos, o que sólo se carguen gastos que puedan domiciliarse, de modo que no extraigáis independientemente dinero de la misma, así evitareis disgustos innecesarios.

Si se establece una custodia monoparental, habrá que fijarse una pensión alimenticia que abonará el progenitor no custodio dentro de los cinco primeros días de cada mes, en la cuenta que el custodio designe.

Para decidir qué importe es el correcto, deberemos de atender a los gastos que tengan los hijos, y a la capacidad económica de quien los abona.

Generalmente si el progenitor custodio no trabaja, la pensión será más elevada, si ambos dos trabajan, se minorará su importe.

Igualmente también dependerá del número de hijos, cuantos más hijos,  menor será la pensión que a cada uno le corresponda.

Se trata de procurar que los hijos mantengan el nivel o estatus que tenían constante matrimonio o convivencia.

Tanto en un modelo como en otro habrá que sufragar  los gastos extraordinarios.

Estos pueden ser gastos extraordinarios necesarios, hay que atender necesariamente a ellos, en proporción a la capacidad económica de cada padre. Y gastos extraordinarios no necesarios, que deberá existir comunicación y acuerdo para su realización, en caso contrario los asume quien los ha generado.

Begoña Cuenca Alcaine

Abogada de familia en Zaragoza.