Con fecha 25 de marzo de 2019 la Audiencia Provincial de A Coruña ha dictado una Resolución por la que considera ilícitas las grabaciones que ha efectuado una madre de las conversaciones de los hijos con el padre, para fundamentar una modificación de medidas solicitando la restricción de las visitas del padre con los hijos.

Así el padre entre otras cuestiones, solicitaba en su Recurso el establecimiento de custodia compartida, y que no se admitiese como prueba las grabaciones que había efectuado la madre, y ésta solicitaba una restricción de las visitas, por entender que el padre no había asumido la ruptura, y que estaba llevando a cabo una actitud controladora de la esposa, que perjudicaba a los hijos, apoyándose como hemos dicho en una grabaciones.

 

La citada Resolución señala en cuanto a la cuestión planteada respecto a la licitud de la prueba de las grabaciones, cabe considerar que, a través de dicha prueba, se ha vulnerado el derecho fundamental al secreto de las comunicaciones que consagra el artículo 18.3 de la Constitución.

Son conversaciones que mantenía D. Fructuoso con sus hijos que por su propia naturaleza forman parte de la relación de intimidad entre los mismos, sin que la madre tenga derecho a interferir las mismas salvo que dispusiese de la necesaria autorización judicial si la hubiese solicitado por existir algún indicio delictivo. El contenido de la patria potestad no alcanza al desvirtuar ni limitar el derecho fundamental a la libertad y secreto de las comunicaciones que pertenece, esencialmente, a los propios hijos y, en este caso, al padre de los mismos, que ostenta un pleno derecho fundamental a mantener conversaciones íntimas con los mismos de carácter confidencial.

Las únicas excepciones establecidas por la jurisprudencia a este respecto se refieren a las conversaciones en las que interviene la propia persona que interviene en la misma, lo que tampoco es el caso de autos.

Por otra parte, y en relación a las visitas, ambas partes, están conformes en que se establezca un régimen de visitas con el progenitor paterno. Y se señala en la sentencia que redunda en interés de los menores el establecimiento de un régimen de visitas con el progenitor no custodio, de forma que permita desarrollar su relación paterno – filial con él, adecuadamente.

Además de que el hijo en exploración Judicial manifestó su deseo de tener visitas con su padre. Motivo por el cual la Audiencia no restringe las visitas, si bien advierte al padre que de ser cierta esa actitud hacía la progenitora, y de persistir, puede suponer un perjuicio para los hijos que pudiera desembocar en una suspensión del régimen de visitas.

Os ha hablado Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.