Lo habitual en los procesos de familia, y en base a las circunstancias actuales en la que generalmente la mujer tiene menos recursos económicos, suele establecerse, en los casos en los que proceda, pensión compensatoria a favor de la mujer.

No obstante ocurren supuestos de disparidad de ingresos, superiores en la esposa, que hacen al esposo merecedor de tal prestación.

Así las cosas el Juzgado de Primera Instancia Número 51 de Madrid dictó Sentencia por la que concedió pensión compensatoria al esposo.

La esposa recurrió ante la Audiencia Provincial de Madrid, y ésta revocó la concesión de la pensión compensatoria a favor del varón.

El esposo recurrió ante el Supremo, dictándose Sentencia con fecha 3 de noviembre de 2015, que establece lo siguiente:

“Se estiman los motivos.

Por el recurrente D. Luis Carlos se alegó que de acuerdo con la jurisprudencia del Tribunal Supremo y la doctrina de algunas Audiencias Provinciales procedía fijar pensión compensatoria en supuestos de disparidad en los ingresos de carácter desequilibrante y cuando los ingresos de uno y otro son absolutamente dispares.

Es asumido por ambas partes:

  1. El matrimonio se celebró el 2-10-1994, habiendo durado hasta agosto de 2012.
  2. D.ª Salome aportaba dos hijas de un matrimonio anterior, mayores de edad.
  3. En 1996, nació Bienvenido, hijo común de la pareja.
  4. D. Luis Carlos antes, durante y después, del matrimonio trabajó como carnicero.
  5. D.ª Salome heredó en el año 2005 el despacho de lotería de su padre.

De acuerdo con la sentencia:

  1. a) D. Luis Carlos percibe 893,56.- euros mensuales y D.ª Salome 7.653,63.- euros mensuales netos.
  2. b) La cuota mensual del préstamo hipotecario sobre la vivienda familiar, atribuida al hijo cuya custodia tiene la madre, es de 1.047,10.- euros, siendo el préstamo de 160.000.- euros, correspondiendo a D. Luis Carlos el pago de la mitad de la cuota del préstamo.
  3. c) Se fijó la obligación de pago por D. Luis Carlos de 100.- euros al mes de pensión alimenticia a su hijo.
  4. d) Tras el pago de dichas cantidades le quedarían a D. Luis Carlos, 270.- euros para sufragar el resto de sus gastos y manutención.”

 Esta Sala viene declarando sobre la pensión compensatoria:

  1. En sentencia de 20 de febrero de 2014 :

… pues lo que la norma impone es una disparidad entre los ingresos de carácter desequilibrante.

Se fija como doctrina jurisprudencial de esta Sala que en orden a la concesión de la pensión compensatoria no basta la mera consideración del desequilibrio patrimonial, en sí mismo considerado, sino que debe valorarse la perspectiva causal que lo sustente ya en relación con la situación de derechos y obligaciones resultante tras el divorcio, como, en su caso, con la mayor dedicación a la familia o a la actividad profesional o empresarial del otro cónyuge anterior a la ruptura matrimonial.

  1. Sentencia de 19 de febrero de 2014:

la mera independencia económica de los esposos no elimina el derecho de uno de ellos a recibir una pensión, pues a pesar de que cada cónyuge obtenga ingresos, puede haber desequilibrio “cuando los ingresos de uno y otro sean absolutamente dispares”.

  1. Sentencia de 17 de julio de 2009:

De ello se deduce que no es posible afirmar que cuando ambos cónyuges sean independientes económicamente no hay pensión en ningún caso, porque a pesar de ello, puede haber desequilibrio. Solo dejará de nacer el derecho a la pensión cuando se produzca una situación equilibrada, lo que no significa igual, ya que pueden trabajar ambos y producirse un desequilibrio cuando los ingresos de uno y otro sean absolutamente dispares.

A la vista de esta doctrina debemos declarar que en el caso de autos los dos reciben ingresos absolutamente dispares junto con gastos soportables para ella e inasumibles para él, de manera que de no mediar pensión compensatoria, D. Luis Carlos no podría asumir sus obligaciones legales en relación con las cargas del matrimonio y la pensión de alimentos, pues solo restarían para su manutención la cantidad de 270.- euros.

“Por lo expuesto debemos declarar que concurren los requisitos establecidos en el art. 97 del C. Civil, pues pese a la percepción de ingresos por los dos litigantes, la disparidad entre los mismos y las cargas legales existentes producen un desequilibrio notorio lo que nos lleva a estimar el recurso de casación, confirmando lo acordado en sentencia de 6 de marzo de 2013, procedimiento de divorcio n.º 760 de 2012, por el Juzgado de Primera Instancia y ratificando como doctrina jurisprudencial que en orden a la concesión de la pensión compensatoria no basta la mera consideración del desequilibrio patrimonial, en sí mismo considerado, sino que debe valorarse la perspectiva causal que lo sustente ya en relación con la situación de derechos y obligaciones resultante tras el divorcio, como, en su caso, con la mayor dedicación a la familia o a la actividad profesional o empresarial del otro cónyuge anterior a la ruptura matrimonial.”

Begoña Cuenca Alcaine. Abogada de Familia en Zaragoza.