Al hilo de video anterior nos referiremos ahora al procedimiento que se lleva a cabo para declarar a un menor en situación de desamparo.

Tal procedimiento viene regulado en el artículo 172 del Código Civil.

La entidad pública encargada de la protección de los menores, si constata  que un menor se encuentra en situación de desamparo, adquieren la tutela del mismo y deberá adoptar las medidas de protección
necesarias para su guarda.

Tal expediente será puesto en conocimiento del Ministerio Fiscal, y notificado en legal forma a los padres, tutores o guardadores, en un plazo de cuarenta y ocho horas. A éstos,  se les informará de forma  presencial y de modo claro y comprensible de las causas que dieron lugar a la intervención de la Administración y de los posibles efectos de la decisión adoptada.

Se considera como situación de desamparo la que se produce de hecho a causa del incumplimiento, o del imposible o inadecuado ejercicio de los deberes de protección establecidos por las leyes para la guarda de los menores, cuando éstos queden privados de la necesaria asistencia moral o material.

La asunción de la tutela por Servicios Sociales  lleva aparejada la suspensión de la patria potestad o tutela ordinaria.

Cabe la posibilidad de que sean  los padres o tutores los que insten la solicitud de que se asuma la guarda por un tiempo necesario, si concurren en ellos circunstancias graves que les impidan cuidar al menor.

La entrega de la guarda se hará constar por escrito dejando constancia de que los padres o tutores han sido informados de las responsabilidades que siguen manteniendo respecto del hijo, así como de la forma en que dicha guarda va a ejercerse por la Administración.

Cualquier variación posterior de la forma de ejercicio será fundamentada y comunicada a aquéllos y al Ministerio Fiscal.

Asimismo, se asumirá la guarda por la entidad pública cuando así lo acuerde el Juez en los casos en que legalmente proceda.

En cualquiera de los dos casos expuestos,  La guarda  se realizará mediante el acogimiento familiar o el acogimiento residencial.

El acogimiento familiar se realizará por la persona o personas que determine la Entidad Pública. El acogimiento residencial se ejercerá por el Director del centro donde se ha acogido al menor.

Los padres o tutores del menor podrán oponerse en el plazo de dos meses a la resolución administrativa que disponga el acogimiento cuando consideren que la modalidad acordada no es la más conveniente para el menor o si existieran dentro del círculo familiar otras personas más idóneas a las designadas.

Se buscará siempre el interés del menor y se procurará, cuando no sea contrario a ese interés, su reinserción en la propia familia y que la guarda de los hermanos se confíe a una misma institución o persona.

Las resoluciones que aprecien el desamparo serán recurribles ante la jurisdicción civil en el plazo y condiciones determinados en la Ley de

Enjuiciamiento Civil, sin necesidad de reclamación administrativa previa.

Durante el plazo de dos años desde la notificación de la resolución administrativa por la que se declare el desamparo, los padres que continúen ostentando la patria potestad pero la tengan suspendida conforme a lo previsto en el número 1 de este artículo, están legitimados para solicitar que cese la suspensión y quede revocada la declaración de desamparo del menor, si por cambio de las circunstancias
que la motivaron entienden que se encuentran en condiciones de asumir nuevamente la patria potestad.

Igualmente están legitimados durante el mismo plazo para oponerse a las decisiones que se adopten respecto a la protección del menor.

Pasado dicho plazo decaerá su derecho de solicitud u oposición a las decisiones o medidas que se adopten para la protección del menor. No obstante, podrán facilitar información a la entidad pública y al
Ministerio Fiscal sobre cualquier cambio de las circunstancias que dieron lugar a la declaración de desamparo.

La entidad pública, de oficio, o a instancia del Ministerio Fiscal o de persona o entidad interesada, podrá en todo momento revocar la declaración de desamparo y decidir la vuelta del menor con su familia si
no se encuentra integrado de forma estable en otra familia o si entiende que es lo más adecuado en interés del menor. Dicha decisión se notificará al Ministerio Fiscal.

Realmente es un procedimiento muy delicado, y en ocasiones les ocurre a personas que carecen de ingresos, de modo que en ocasiones no pueden acudir a la vía judicial.

Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.