Soy Begoña Cuenca y en este video haremos referencia a las pruebas de  paternidad.

Ya comentamos en otras ocasiones que en el “mundo del famoseo o de revista del corazón ” abundan casos de hijos extramatrimoniales, si bien el nacimiento de hijos fuera del matrimonio es y será, algo absolutamente común.

Lo primero que debemos indicar a este respecto es que los hijos matrimoniales y extramatrimoniales son iguales ante la Ley y por tanto tienen los mismos derechos.

Por tanto todo hijo tiene derecho a saber realmente quien es su padre.

 

 

 

Las acciones de filiación más habituales  son:

a).- La acción de reclamación o determinación de la filiación cuyo objeto es que se declare judicialmente la existencia de una relación filial que previamente no haya sido determinada legalmente o establecida judicialmente.

b).- La acción de impugnación de la filiación cuyo objeto es que se declare judicialmente la inexistencia de una relación filial determinada legal y previamente.

 

Es decir los dos supuestos más habituales son:

O bien el progenitor no reconoce ser el padre, y por ello hay que instar un procedimiento para determinar la filiación.

Se determinó una filiación, y por tanto un padre, que no coincide con el  biológico.

Cuando una mujer es conocedora de que el padre de su hijo es determinado varón, tras haber mantenido una relación sexual con él, y éste se niega a reconocer la paternidad, tiene dos opciones, bien seguir adelante con su maternidad en solitario, o bien instar una reclamación judicial que determine la filiación del hijo.

pruebas de paternidadSi decide optar por la segunda opción y ponerse en mano de los Tribunales, la forma de actuación es la siguiente:

Para interponer la demanda es necesario acreditar la existencia previa de una relación, es decir no cabe fundar únicamente la demanda en que se lleve a cabo la prueba de paternidad.

En este sentido y  para que ésta prospere, deberemos presentar pruebas, como fotografías, videos, grabaciones, testigos, cartas etc que supongan un principio de prueba o indicio de entidad, que permita concluir o intuir que, entre la madre del menor y el presunto padre, ha existido una relación apropiada como para haber engendrado un hijo.

Una vez  pasado este filtro,  es cuando se solicitará o se llevará a cabo la prueba de paternidad.

Dicha prueba es totalmente fiable con un 99,9% de acierto. Si el resultado de la misma es positivo se atribuirá la paternidad o filiación del menor a aquel hombre, con una serie de consecuencias jurídicas, apellidos, pensión, visitas etc.

Es muy importante que recordéis lo siguiente: La negativa injustificada a someterse a la prueba biológica de paternidad o maternidad permitirá al tribunal declarar la filiación reclamada, siempre que existan otros indicios de la paternidad o maternidad y la prueba de ésta no se haya obtenido por otros medios.

En otras ocasiones menos numerosas, el hombre en un ejercicio de responsabilidad, que sabe que ha mantenido relaciones sexuales con una mujer, y que a resultas de ellas, ha nacido un hijo, decide interponer una demanda para determinar su filiación. Esta demanda estará sometida a las mismas condiciones que hemos apuntado anteriormente.

Por último también el hijo mayor de edad podrá instar el procedimiento de la forma expuesta.

Como hemos indicado también puede darse la posibilidad de que se haya determinado la filiación de un hijo y a posteriori se descubra, que el progenitor no es el verdadero padre biológico, por ello podrá impugnarse la filiación reconocida a través de una demanda de impugnación de filiación.

Por tanto si te encuentras en cualquiera de las situaciones relatadas, y deseas acudir a los Tribunales, te invito a que contactes conmigo con el fin de tramitar el proceso.