En febrero de 2019 fue dictada Sentencia por la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, que confirmaba la de Primera Instancia, en la que no se admitía la pretensión de un padre, que deseaba la retirada de la patria potestad sobre sus hijos, y la extinción de la pensión alimenticia.

El padre argumentaba que sus hijos le habían proferido amenazas de muerte, y que existían partes médicos de intoxicaciones por consumo de drogas de los menores, y absentismo escolar de estos.

Por otro lado el padre señalaba que la madre custodia tampoco quiere hacerse cargo de los hijos, y que éstos se encuentran en casa de la abuela materna, de edad avanzada.

Por otro lado señala el progenitor que el padece una enfermedad grave que le imposibilita trabajar.

La Audiencia Provincial pone de manifiesto en su Resolución que “la patria potestad no es un derecho renunciable», sino un «conglomerado de derechos y deberes de los padres» que la ley establece respecto de los hijos habidos en su unión, «en aras precisamente de la función protectora y formativa que, por derecho natural, corresponde a quienes han asumido la decisión de procrear a un hijo».

Todo ello mientras ese hijo «no se encuentre en condiciones naturales y jurídicas de valerse por sí mismo».”.

Continua diciendo la Audiencia que en la Legislación está prevista  la privación de la patria potestad o de su ejercicio, cuando concurran los motivos legales y graves que deben afectar, no al comportamiento de los hijos, sino del progenitor y en aras precisamente a salvaguardar su interés».

Por ello, la decisión judicial de retirar a unos padres la patria potestad, considerada «de enorme trascendencia y gravedad», ha de limitarse a supuestos de «índole excepcional» y además «ha de ser siempre beneficiosa para el hijo».

La Audiencia entiende que debe de ponerse el caso en manos de la Fiscalía y de Menores, por la actitud de los hijos, como así dijo el Juzgador de Primera Instancia, dada la dramática situación del padre, pero que desgraciadamente no concurren las circunstancias y requisitos legales para poder desligarse de la patria potestad, y por ello no puede prosperar la demanda de Modificación de Medidas interpuesta por el progenitor.

Por otro lado también desestima la segunda pretensión del padre de extinguir la pensión de alimentos, dado que el progenitor no acredita su carencia de ingresos, ni que exista una disminución de los mismos en el momento actual frente al momento de establecer la pensión alimenticia en el divorcio.

Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza