Tras decretarse un Divorcio una de las circunstancias a regular es la pensión alimenticia.

 

Dice el Código Civil:

Artículo 142

Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica.

Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aún después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable.

 

El Código de Derecho Foral Aragonés establece:

Artículo 69. Gastos de los hijos mayores o emancipados

  1. Si al llegar a la mayoría de edad o emancipación el hijo no hubiera completado su formación profesional y no tuviera recursos propios para sufragar los gastos de crianza y educación, se mantendrá el deber de los padres de costearlos, pero solo en la medida en la que sea razonable exigirles aún su cumplimiento y por el tiempo normalmente requerido para que aquella formación se complete. 2. El deber al que se refiere el apartado anterior se extinguirá al cumplir el hijo los veintiséis años, a no ser que, convencional o judicialmente, se hubiera fijado una edad distinta, sin perjuicio del derecho del hijo a reclamar alimentos.

pensión alimenticia

De lo expuesto se deduce que mientras los hijos mayores de edad no hayan alcanzado una independencia económica, se continuará abonando la pensión alimenticia (para el caso de que dicha pensión se estableciese cuando el hijo era menor de edad)  o se establecerá a su favor en el supuesto de divorcio . Dicha pensión se mantendrá hasta que se complete o finalice la formación del hijo.

En general la Jurisprudencia exige que dicha formación sea con aprovechamiento, pues de otro modo, y con el fin de evitar el “parasitismo social”( hijos ni ni) , la pensión puede ser extinguida.

El artículo 152 del Código Civil dice que cesará la obligación de dar alimentos entre otros supuestos:

3.º Cuando el alimentista pueda ejercer un oficio, profesión o industria, o haya adquirido un destino o mejorado de fortuna, de suerte que no le sea necesaria la pensión alimenticia para su subsistencia.

Pero qué ocurre cuando el hijo es mayor de edad, se ha incorporado al mercado laboral pero dicha incorporación no es estable?

La Jurisprudencia ha dado soluciones divergentes,  en ocasiones decreta la extinción de la pensión, en otras, como la que exponemos a continuación,  la suspende:

Así según la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, de 21 de marzo de 2012, Recurso de casación 32/2011, procede la suspensión de la pensión alimenticia en el caso de un hijo mayor de edad, que con 18 años se incorporó al mercado laboral, pero con contratos temporales e intermitentes.

La citada Sentencia mantiene los argumentos que da el Juzgador de Primera Instancia: “La sentencia de primera instancia estima parcialmente la demanda de modificación de medidas.

Respecto del hijo Rubén, acuerda que el actor seguirá obligado a satisfacer la pensión alimenticia, la cual quedará en suspenso “mientras el hijo continúe realizando actividad laboral que genere unos ingresos líquidos mensuales no inferiores al salario mínimo interprofesional (o prestación por desempleo en las mismas condiciones)”.

Funda esta decisión en lo siguiente: Rubén está trabajando con ingresos no desdeñables, si bien con un contrato temporal que vencerá el próximo diciembre.

Una interpretación actual y conjunta de los arts. 143, 146 y 152.3 del Código Civil y 66 de la Ley de Derecho de la Persona, que ampare todos los intereses en juego, permite concluir que no concurre causa de extinción de la pensión.

El hijo cuenta con 21 años y su trabajo es temporal; está consolidando su incorporación al mercado laboral en un periodo ciertamente convulso y complicado. Por tanto, se va a fijar un sistema flexible y leal de suspensión del pago de la pensión.”.

 

Begoña Cuenca Alcaine. Abogada de Familia en Zaragoza.