El código civil estable la pensión compensatoria a favor de uno de los cónyuges al que la ruptura le produzca desequilibrio.

Establecida dicha prestación el citado cuerpo legal prevé varias causas que motivan su extinción.

En concreto el artículo 101 señala lo siguiente:

“El derecho a la pensión se extingue por el cese de la causa que lo motivó, por contraer el acreedor nuevo matrimonio o por vivir maritalmente con otra persona.”.

En cuanto a la extinción causada por convivir maritalmente con otra persona el Tribunal  Supremo señala en Sentencia dictada en el año 2012:

“ La valoración de la prueba efectuada por la sentencia recurrida admite que se produjo una relación sentimental de un año y medio de duración, que no se había ocultado, siendo conocida por amigos y familiares, siendo pública en actos sociales.

Aunque al parecer no se produjo una convivencia continuada bajo el mismo techo, se habían producido continuas permanencias y/o visitas de uno en el domicilio del otro, encuentros de manera pública en compañía del Sr. Victorio en su vehículo y en diversos establecimientos hosteleros de la ciudad y sus alrededores.

pensión compensatoriaEstas relaciones tuvieron las características de permanencia: duraron un año y medio; fueron exclusivas mientras duraron, y dieron a entender en el entorno social de los convivientes que se trataba de relaciones sentimentales con una cierta estabilidad, tal como se deduce de los hechos declarados probados y asumidos en la sentencia recurrida.

Los hechos probados permiten aplicar la anterior interpretación de lo que debe entenderse por “vida marital” en el Art. 101 CC .

La extinción de la pensión por la causa del Art. 101.1 CC no puede considerase una sanción, sino simplemente el cese de la obligación de mantener una prestación a cargo de una persona que no debe olvidarse, ya no tiene ningún deber de socorro para con su ex cónyuge, y que mantiene la obligación de la pensión únicamente si el divorcio ha producido un desequilibrio.

En el caso de Autos la pensión quedó extinguida con el fin  de evitar que se ocultaran auténticas situaciones de convivencia con carácter de estabilidad, más o menos prolongadas, no formalizadas como matrimonio, precisamente para impedir la pérdida de la pensión compensatoria, ya que se preveía inicialmente solo como causa de pérdida el nuevo matrimonio del cónyuge acreedor”.

Llegados a este punto conviene señalar que para que proceda su extinción debemos de acreditar dicha convivencia marital con cumplida prueba.

Begoña Cuenca Alcaine. Abogada de Familia en Zaragoza.