visitas-abuelosEl Código civil recoge el derecho de visitas de los abuelos con los nietos, figura que contemplaba la Jurisprudencia y que fue introducido en la legislación por la Ley 42/2003, de 21 de noviembre, de modificación del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de relaciones familiares de los nietos con los abuelos.

El artículo 160 del CC establece lo siguiente:

No podrán impedirse sin justa causa las relaciones personales del hijo con sus abuelos y otros parientes y allegados.
En caso de oposición, el juez, a petición del menor, abuelos, parientes o allegados, resolverá atendidas las circunstancias. Especialmente deberá asegurar que las medidas que se puedan fijar para favorecer las relaciones entre abuelos y nietos, no faculten la infracción de las resoluciones judiciales que restrinjan o suspendan las relaciones de los menores con alguno de sus progenitores.

Señala la Jurisprudencia que el art. 160.2 CC, sensu contrario, permite denegar las relaciones del nieto con sus abuelos cuando concurra justa causa, que no define y que debe examinarse en cada uno de los casos que se deban enjuiciar.

Los supuestos más habituales por los que se solicita judicialmente un régimen de visitas entre abuelos y nietos, son debidos a la  ruptura del matrimonio o pareja de los padres. Fallecimiento de uno de los progenitores. Enemistad entre abuelos y padres de los menores.

 La jurisprudencia actual tiene declarado:

  1. a) Que las relaciones entre el padre y los parientes de su mujer no deben influir en la concesión del régimen de visitas. Debe partirse de la regla de que no es posible impedir el derecho de los nietos al contacto con sus abuelos, únicamente por la falta de entendimiento de éstos con los progenitores, cuando no afectan al interés de los menores.
  2. b) «Los abuelos ocupan una situación respecto de los nietos de carácter singular y, sin perjuicio de tener en cuenta las circunstancias específicas del supuesto que determinan que aquélla pueda presentarse con múltiples aspectos y matices, en principio no cabe reducir la relación personal a un mero contacto durante un breve tiempo como pretende la parte recurrente, y nada impide que pueda comprender “pernoctar en casa o pasar una temporada con los mismos”…, sin que en absoluto se perturbe el ejercicio de la patria potestad con el establecimiento de breves periodos regulares de convivencia de los nietos con los abuelos» .
  3. c) Rige en la materia un criterio de evidente flexibilidad en orden a que el Juez pueda emitir un juicio prudente y ponderado, en atención a las particularidades del caso, el cual deberá tener siempre como guía fundamental el interés superior del menor (S. 28 de junio de 2004 ), sin que en el supuesto que se enjuició se aprecien circunstancias que justifiquen una reducción del régimen de visitas en el sentido pretendido por el padre.

Además, si la relación del nieto con los abuelos es siempre enriquecedora,  por otro lado no cabe desconocer el legítimo derecho de los abuelos a tener un estrecho contacto personal con quien les une una relación de parentesco tan próximo que justifica un especial afecto. Y todo ello debe entenderse sin perjuicio de tomar en cuenta la voluntad del menor que deberá ser oído al respecto.

Realmente nos encontramos ante un tema que cada vez y por desgracia es más numeroso, por ello si te encuentras en esta lamentable situación en la que no puedes ver a tus nietos no dudes en contactar conmigo.

Begoña Cuenca Alcaine. Abogada de Familia en Zaragoza