Cuando dos personas instan su Separación o Divorcio en Zaragoza, se debe decidir si ostentan la custodia compartida de los hijos, o si se establece una custodia monoparental normalmente a favor de la madre.

En este último supuesto, se fija a favor del cónyuge no custodio un régimen de visitas, que salvo circunstancias excepcionales, debe ser amplio y flexible para una fluida comunicación entre los hijos y el padre.

La tendencia actual, como decimos, es a establecer un régimen de visitas consistente en fines de semana alternos desde la salida del centro escolar hasta el domingo por la noche, o incluso si es factible para el progenitor, ampliable al lunes a la entrada del colegio.

Igualmente lo normal es establecer dos visitas inter-semanales, desde la salida del colegio o actividad extraescolar hasta la noche.

En ocasiones, dichas visitas inter-semanales se efectúan con pernocta, llevando el progenitor visitante a los hijos al día siguiente al colegio.

El régimen vacacional de los menores es repartido por mitad, tanto en Navidad, Semana Santa, como verano.

En las vacaciones estivales suele haber dos formatos:

Juzgados que reparten desde el día que los niños comienzan sus vacaciones, julio, agosto, y también los días de septiembre que los menores tienen vacaciones. O bien se reparte julio y agosto por periodos quincenales, de forma alterna y rotativa entre los padres. Eligiendo años pares uno el comienzo, impares el otro.

Como hemos señalado es muy conveniente que se lleven a cabo la totalidad de las visitas que o bien se hayan pactado de mutuo acuerdo o haya señalado el Juez.

Por ello y en este sentido, el progenitor deberá de ser consciente de que las mismas han de llevarse a cabo, y por tanto debe examinar antes de firmar el acuerdo, la disponibilidad que tiene, con el fin  de que no se produzcan incumplimientos, ni generar perjuicios en los hijos.

regimen de visitas

De la misma forma, si el proceso es contencioso, debe de manifestarse al Juez la disponibilidad horaria y laboral, con el fin de establecerse un régimen acorde y satisfactorio para todos los implicados.

¿Qué ocurre cuando el progenitor visitante comienza a incumplir las visitas? El custodio puede pedir vía civil, la Ejecución de su Sentencia y por tanto que se requiera al progenitor a que cumpla las mismas. Se dictará Auto requiriendo a éste para el estricto cumplimiento de la Resolución Judicial.

Por tanto si el padre no puede cumplir con el régimen establecido lo correcto es llegar a un acuerdo, y modificar la Sentencia que establece el régimen de visitas con el fin de evitar males mayores, Si este acuerdo no se logra deberá instarse un proceso de Modificación de Medidas Contencioso. Si bien, como ya he señalado, es fundamental para los hijos, el que tras el divorcio haya una relación amplia, entre el padre y los menores.

De la misma forma puede acontecer, que el progenitor custodio se niegue a que se lleve a cabo el régimen de visitas de los hijos con el padre, comenzando así un calvario para el progenitor visitante.

En este caso, el padre deberá instar igualmente una Ejecución civil de su Sentencia con el fin de que se requiera a la madre para que cumpla con el régimen establecido.

Puede ocurrir que la progenitora haga caso omiso de los requerimientos, y entonces deberán solicitarse multas coercitivas, y si el incumplimiento es reiterado podría instarse un proceso de cambio de custodia.

El tema se complica cuando los hijos son adolescentes y cercanos a la mayoría de edad o ya la superan, pues es difícil obligarlos a que cumplan el régimen de visitas.