En este video nos referiremos a un caso en el que se le retira la custodia a un padre por obstaculizar las relaciones entre madre e hija.

Así en el asunto que nos ocupa, inicialmente fue concedida la custodia al progenitor mosso de escuadra y residente en Cataluña, frente a la madre, guardia civil y con domicilio en Cantabria.

La madre interpone una modificación de medidas en solicitud de concesión de la guarda y custodia a su favor, dada la manipulación que efectúa el padre sobre la hija común.

La madre manifiesta que el padre encarga a la Policia Local que estén presentes en las entregas de la niña.

La Juzgadora entiende que “ si el progenitor pensara en el interés de su hija, procuraría que las visitas con su madre, fueran fluidas, sin intermediarios que hagan pensar a la niña que su madre es alguien peligroso, o extraño que requiera de asistencia policial, máxime cuando no existe ningún indicio de violencia física o psíquica hacia la menor, o cuando ninguna autoridad Judicial así lo haya determinado”.

La Magistrada también considera que el padre y su familia están ejerciendo desde hace años “una transformación de la conducta de la niña con objeto de destruir sus vínculos con su madre.”

Igualmente se señala en la Resolución que el padre ha solicitado a los servicios médicos que bloqueen todas las tramitaciones que se puedan hacer de su hija, con el fin de que él sólo tenga acceso a esos datos”.

De la misma forma se indica que desde que se dictó la sentencia los contactos de la madre y la menor han sido puntuales, dada la negativa del padre a que ésta tenga relación normalizada con su madre, conducta que constituye un reiterado incumplimiento del padre, de las obligaciones derivadas del régimen de visitas, y un abuso en el ejercicio de la patria potestad que ha venido siendo ejercido en exclusiva por el padre.

Esta conducta está perjudicando gravemente a la menor, a la que no sólo esta privando de su derecho de relacionarse y estar con la madre, sino que está destruyendo uno de los referentes básicos en el desarrollo y formación integral de la menor, cual es la figura materna.

Por todo lo cual, como ya se ha adelantado, se atribuye la custodia a la madre.

Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.