En fechas recientes hemos conocido una Sentencia del Tribunal Supremo que retira la patria potestad a un padre que intentó matar a la madre de sus hijos y en presencia de ellos.

Los hechos acontecieron el 4 de septiembre de 2017, cuando la madre fue a entregar a sus hijos menores de edad de uno y seis años, el padre sacó a la progenitora del coche y comenzó a darle puñaladas, gritando que “la tengo que matar”. Una persona que se encontraba en un bar próximo, consiguió separarlo de la víctima, comenzando el progenitor a autolesionarse.

Presenciando los hijos tal escena. El progenitor fue condenado a como autor de un delito de amenazas y otro de homicidio en grado de tentativa a la pena de 10 años y dos meses de cárcel y a no acercarse a menos de 200 metros de sus hijos durante una década.  No obstante no fue privado de la patria potestad.

Como ya hemos explicado en otros videos y artículos, la patria potestad supone que ambos progenitores deben de tomar en común las decisiones importantes de los hijos.

En esta Sentencia, el Tribunal Supremo señala que un hombre que atenta contra su mujer y madre de sus hijos, difícilmente puede ejercer como padre. “No es posible mantener la patria potestad en un contexto de agresividad grave que pueda comprometer a los menores.

Y ello puede venir motivado por actos delictivos graves contra ellos, o contra su propia madre, que es lo que en este caso ha ocurrido”. En la sentencia recoge y recuerda otros cinco fallos previos, dictados entre de septiembre de 2015 a mayo de 2018— en los que los padres de otros menores intentaron acabar con la vida de sus parejas delante de ellos.

Que mantienen la tendencia a retirar la patria potestad a aquellos padres que cometen hechos tan deleznables contra sus parejas.

Y cita como en cada uno de esos casos se consideró que habría un efecto negativo en el desarrollo de los menores. Una niña, por ejemplo, vio cómo su propio padre arrastró a su madre a la cocina para darle “nada menos, que hasta ocho puñaladas”, “una escena que no va a olvidar en su vida”, recoge la sentencia.

Sigo diciendo el Alto Tribunal que “El condenado por estos hechos no puede reclamar el derecho a la patria potestad cuando su intención era dejar a los niños sin su madre, a sabiendas de que es y será una de las experiencias más traumáticas que puede sufrir un ser humano”.

“Resulta, pues, incontestable que no puede haber acto más cruel para un niño que el ver cómo su padre intenta matar a su madre y a presencia suya, con un absoluto desprecio del padre hacia su propio hijo o hija, de que éste sufra por ver tal escena imborrable en su memoria”.

Añadiendo que si bien el hijo pequeño no tuvo consciencia de lo sucedido, si el de seis años, que ha sufrido un bloqueo cognitivo.

Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.