En Aragón la asignación compensatoria viene regulada en el artículo 83 del Código de Derecho Foral aragonés:

Artículo 83 La asignación compensatoria

  1. El progenitor al que la ruptura de la convivencia produzca un desequilibrio económico en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento en su situación anterior a la convivencia, tendrá derecho a percibir del otro una asignación compensatoria.
  2. La cuantía y la naturaleza temporal o indefinida de la asignación serán determinadas por el Juez mediante la ponderación equitativa de los siguientes criterios:
  3. a)Los recursos económicos de los padres.
  4. b)La edad del solicitante, sus perspectivas económicas y las posibilidades de acceso al mercado de trabajo.
  5. c)La edad de los hijos.
  6. d)La atribución del uso de la vivienda familiar.
  7. e)Las funciones familiares desempeñadas por los padres.
  8. f)La duración de la convivencia.

 

  1. La asignación compensatoria podrá tener cualquier contenido patrimonial, periódico o de única entrega, siempre que permita el cumplimiento de su finalidad.
  2. La asignación compensatoria se revisará en los casos de variación sustancial de la situación económica del perceptor o del pagador.
  3. La asignación compensatoria se extinguirá en los supuestos de nueva convivencia marital del perceptor, alteración sustancial de los criterios económicos en función de los cuales se determinó, la muerte del perceptor, cumplimiento del plazo de duración, así como por el incumplimiento de su finalidad.

asignación compensatoriaEs decir el Juez determinará si la ruptura produce desequilibrio y por tanto, si la esposa, en la mayoría de los casos, es merecedora de esta pensión.

Si es así, deberá determinar si esta asignación es temporal o vitalicia.

No obstante pueden surgir hechos de nueva consideración que permitan extinguir la asignación. Dicha extinción se llevará a cabo a través de un procedimiento de Modificación de Medidas.

Para que prospere es necesario probar que concurren circunstancias nuevas:

  1. Una de las más habituales es la convivencia, de la perceptora de la asignación, con pareja estable, ya no se exige matrimonio, dado que se producía la picaresca de que no se contraía matrimonio pero si existía convivencia. Así elTribunal Supremo ( 28 de marzo de 2012)  señala ” la razón por la que se introdujo esta causa de extinción de la pensión compensatoria fue la de evitar que se ocultaran auténticas situaciones de convivencia con carácter de estabilidad, más o menos prolongadas, no formalizadas como matrimonio, precisamente para impedir la pérdida de la pensión compensatoria, ya que se preveía inicialmente solo como causa de pérdida el nuevo matrimonio del cónyuge acreedor.”
  2. La mejoría en la situación económica de quien la recibe, o el empeoramiento financiero de quien está obligado a satisfacerla.
  3. El fallecimiento de quien la recibe.

Tanto la primera como la segunda causa, presentan innumerables problemas de prueba.

Ya que  la carga de la prueba recae en aquella persona que quiere extinguir dicha pensión. Esta persona es la que tiene que probar cumplidamente en el Juzgado que la beneficiaria de la pensión reside como pareja con otra persona. La prueba de este hecho, en ocasiones  es complicada, debido a que el beneficiario se encarga de ocultar dicha relación.

Para ello habrá que acudir al auxilio de profesionales,  como los detectives privados, buscar testigos,  o recurrir a las nuevas tecnologías e indagar en  publicaciones en redes sociales que acrediten la relación. Deberá indicarse por tanto que la pareja pernocta en el domicilio, que ésta lleva llaves que le permiten acceder al mismo, que ambos miembros de la pareja utilizan el mismo vehículo, que asisten a eventos juntos etc.

 

Begoña Cuenca Alcaine Abogada de Familia en Zaragoza.