Una de las circunstancias que debemos de regular, una vez se produce la quiebra de la pareja, es quien se queda en la vivienda, usando la misma.

En Aragón el Código de Derecho Civil establece lo siguiente:

Artículo 81 Atribución del uso de la vivienda y del ajuar familiar

  1. En los casos de custodia compartida, el uso de la vivienda familiar se atribuirá al progenitor que por razones objetivas tenga más dificultad de acceso a una vivienda y, en su defecto, se decidirá por el Juez el destino de la vivienda en función del mejor interés para las relaciones familiares.
  2. Cuando corresponda a uno de los progenitores de forma individual la custodia de los hijos, se le atribuirá el uso de la vivienda familiar, salvo que el mejor interés para las relaciones familiares aconseje su atribución al otro progenitor.
  3. La atribución del uso de la vivienda familiar a uno de los progenitores debe tener una limitación temporal que, a falta de acuerdo, fijará el Juez teniendo en cuenta las circunstancias concretas de cada familia.
  4. Cuando el uso de la vivienda sea a título de propiedad de los padres, el Juez acordará su venta, si es necesaria para unas adecuadas relaciones familiares.
  5. El ajuar familiar permanecerá en el domicilio familiar salvo que se solicite en el plan de relaciones familiares la retirada de bienes privativos. En el caso de que ninguno de los padres continúe en el domicilio familiar se decidirá la entrega de los bienes entre los mismos según las relaciones jurídicas que les sean aplicables

De la lectura del artículo mencionado podemos concluir lo siguiente en los casos en que existan hijos comunes:

  1. En el supuesto de que el Juez determine que la custodia compartida es la mejor opción para vuestros hijos, habrá que examinar quien de los dos progenitores tiene mayores posibilidades de acceder a una vivienda, o quien de los dos está más desprotegido económicamente.

vivienda-tras-el-divorcioFijada tal circunstancia se atribuirá el uso a aquel que mas la precise. Dicho uso será limitado en el tiempo.

El progenitor que use de la vivienda deberá hacerse cargo de los gastos derivados de su uso, valga la redundancia. Deberá asumir los suministros ( luz, agua, teléfono, calefacción etc), el recibo de comunidad.

Los gastos que afecten a la propiedad serán abonados en proporción a su cuota de participación. ( si son dueños de la vivienda por mitades, los pagos serán al cincuenta por cien). A estos efectos nos referimos a hipoteca, Impuesto de Bienes Inmuebles, Seguro de la Vivienda, y cuotas o derramas extraordinarias del inmueble.

Por ello en ocasiones merece la pena reflexionar y hacer cuentas de si podemos asumir tales gastos, o por el contrario si es más conveniente vender la vivienda a un tercero. ( pues existen viviendas cuyos gastos de uso son muy elevados).

  1. En el caso de que se establezca una custodia monoparental, se atribuirá el uso del domicilio a aquel que ostente la custodia de los hijos.

Este uso, igualmente será limitado en el tiempo, en atención a las circunstancias concurrentes, edad de los hijos, capacidad económica de ambos.

Mismas reglas debemos de aplicar en cuanto a los gastos de uso y de propiedad que ya han sido expuestas anteriormente.

Una vez finalizado el limite o plazo del uso fijado en Sentencia, habrá que liquidarse tal vivienda, de forma que o bien se adjudica a uno u otro cónyuge o se pone a la venta.

La tendencia de los Juzgados, es que una vez se extinga dicho uso, ambos ex cónyuges deben de dejar libre la vivienda.

 

Begoña Cuenca Alcaine.

Abogada de Familia en Zaragoza.