En estos momentos tan delicados que nos ha tocado vivir, quiero hacer un llamamiento a que apliquemos el sentido común.

Por todos es sabido, que el Derecho de Familia se ha visto afectado por el COVID19, de modo que salvo circunstancias muy excepcionales, la posibilidad de interponer escritos al Juzgado en esta materia no es posible.

En prácticamente todas las Comunidades Autónomas, ante esta situación, los Juzgados de Familia y de Violencia sobre la mujer en materia civil, han dado directrices precisas de cómo debemos de actuar.

De las mismas puede desprenderse, que en primer lugar debe de primar el acuerdo entre los progenitores. Si hay acuerdo se estará en primer lugar a éste.

En la misma línea se nos indica que en caso de desacuerdo, priman las directrices dadas, y por último se nos insta a los profesionales, a no abusar de la presentación de escritos urgentes recogidos en el artículo 158 del Código Civil, pues los problemas que puedan surgir en estos momentos, no son propios en general de tal procedimiento, ni a iniciar ejecuciones sobre cumplimiento de visitas.

acuedo matrimonioComo ya he adelantado, me parece el momento de recurrir al acuerdo. Es fundamental que como padres, agotéis todas las vías, para así conseguir un acuerdo que satisfaga los intereses de todos, y que se ajustará a las circunstancias especiales de cada uno de vosotros,  pues no debéis olvidar que vuestros hijos tienen derecho a estar o tener un contacto fluido con ambos progenitores. Debéis buscar la formula para conseguirlo, eso si sin poner en peligro la salud de vuestros hijos.

Cada caso es un mundo, y en él concurren circunstancias específicas y particulares, pues puede ocurrir que los progenitores residáis en ciudades diferentes, que uno de vosotros esté enfermo, conviva con personas de riesgo etc.

Por ello, me parece fundamental, que si por determinadas circunstancias, uno de los progenitores no puede estar con sus hijos, lo normal y justo, sería que una vez finalice esta desgraciada situación, sea compensando en días, bien en periodos vacacionales, en puentes, en mayor número de fines de semana etc.

Por otro lado es fundamental, que los niños mantengan el máximo contacto posible con el otro progenitor, de modo que deberemos facilitar el acceso telefónico, y emplear todos aquellos medios telemáticos con los que contamos en la actualidad, siempre que sea posible.

Si entre vosotros no conseguís un acuerdo, contactad con vuestro abogado de familia, seguro que éste intentará por todos los medios buscar la mejor solución.

Pensad que cuando podáis presentar un escrito al Juzgado, esta situación habrá finalizado, y la respuesta ya no solucionará el problema planteado.

 

Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.