En este post vamos a tratar una Sentencia relativa a la no concesión de una custodia compartida, por existir diferentes modelos educativos en los progenitores y entender el Juzgador más adecuado para los menores el de la madre.

En concreto el progenitor solicitaba el divorcio y entre otros pronunciamientos demandada la atribución de la custodia compartida de los hijos comunes.

En Primera Instancia el Juzgador determino la conveniencia de atribuir la custodia a la progenitora, por lo que el padre decidió recurrir, alegando que procede la adopción del sistema de custodia compartida por resultar el modelo normal y prioritario, y que por tanto la sentencia de primera instancia habría infringido la doctrina jurisprudencial acerca de dicho sistema de corresponsabilidad parental.

Sin embargo la Audiencia Provincial de Murcia, no comparte dicha pretensión.

“Y ello se afirma así porque en este caso la prueba practicada y en concreto el contenido del informe psico-social forense obrante en los autos justifica que en la actualidad la atribución a la progenitora materna de la guarda y custodia de los menores constituye la medida más adecuada y compatible con el superior interés de los hijos.

En efecto el citado resultado probatorio pone de manifiesto que la madre, al contrario que el progenitor paterno, desarrolla un modelo educativo asertivo claramente beneficioso para los menores y por tanto equidistante del sistema autoritario que aplica el otro progenitor. Pero es que además dicho progenitor paterno, como señala la perito forense en su informe, no se ha involucrado directamente en las labores de crianza y educación de sus hijos, sino que por el contrario delegaba habitualmente tales cometidos paterno-filiales a terceras personas, en concreto a la abuela paterna.

Entendemos, sigue diciendo la Resolución,  que los hechos descritos impiden en este momento la adopción de la pretendida custodia compartida, y especialmente por esa falta de protagonismo e iniciativa del padre en el adecuado cumplimiento de sus obligaciones parentales y a su vez porque ambos menores se encuentran totalmente integrados en el entorno materno.”

Por tanto concluye “ La sentencia de instancia con su decisión no infringe en modo alguno la jurisprudencia sobre la custodia compartida. Por el contrario su valoración de las pruebas practicadas se muestra acorde con dicha doctrina jurídico-interpretativa y fundamentalmente porque el modelo de custodia acordado responde adecuadamente al superior interés de los hijos.”.

Os ha hablado Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.