El Código de Derecho Civil y el CDFA, habilitan a modificar una Resolución Judicial, cuando concurran causas o hechos nuevos, relevantes que hagan necesario dictar una nueva Sentencia que se adapte o recoja las nuevas circunstancias surgidas con posterioridad.

 

Para ello los Tribunales han venido exigiendo una serie de requisitos:

  1. Que el cambio o alteración se haya producido después de que fuese dictada la Sentencia.
  2. Que esa modificación o hecho nuevo sea sustancial y de entidad.
  3. Que tal cambio sea estable o duradero, no meramente ocasional o esporádico.
  4. Que el hecho nuevo sea imprevisible y no buscado u ocasionado por quien pretende la modificación.

 

sentencia de divorcio

 

 

El hecho de que se exijan tales requisitos viene motivado por la vocación de futuro de las Resoluciones Judiciales, y para evitar una serie interminable de procesos de revisión de Sentencias de Separación y Divorcio.

Por ello si concurre algún hecho nuevo hay que comunicarlo al otro ex cónyuge o progenitor, con el fin de tratar de negociar o adaptar la Sentencia a las nuevas necesidades. Puede ocurrir que se alcance un acuerdo. En este punto os recomiendo que realicéis un nuevo Convenio o Pacto de relaciones Familiares con el fin de que sea dictada nueva Sentencia.

Si no se logra el pacto, habrá que interponer una demanda Judicial, vía contenciosa, de Modificación de Medidas.

 

En general la interposición de este procedimiento suele referirse o afectar:

  1. A la pensión alimenticia o contribución a los gastos de mantenimiento de los hijos.
  2. A la pensión compensatoria.
  3. Al uso del domicilio.
  4. A cambios de la forma de organizar la custodia de los menores.

 

 

En la misma línea señalar que lo habitual es que venga motivada por circunstancias económicas, generalmente a la baja del obligado al pago de pensiones alimenticias, compensatorias. ( Despidos, reducción de salarios, ERES…).

Menos frecuente es el caso contrario, que se pueda solicitar una revisión al alza de las circunstancias recogidas en Sentencia, por mejora de fortuna  del pagador o del que la recibe.

En relación al uso de la vivienda puede ocurrir, que el ex cónyuge que usa de la misma, conviva en ésta con otra persona.

También puede concurrir un cambio de trabajo o de jornada laboral, que permita al progenitor no custodio, compatibilizar su vida familiar con la laboral, de modo que pueda instar una custodia compartida.

O el fenómeno contrario, que este cambio u otro que afecte a su salud, lugar de residencia etc, le impida desarrollar una custodia compartida y sea preciso cambiar a una custodia monoparental a favor del otro progenitor.

En estos momentos de pandemia, una de las cuestiones que más consultas telefónicas y telemáticas ha generado, es si los ERTES llevados a cabo van a dar lugar a una modificación de la pensión alimenticia o compensatoria.

Mi respuesta es siempre la misma, dependerá de si desgraciadamente tales ERTES se prolongan en el tiempo, si éstos desembocan en despidos, de forma que pueda acreditarse no solo la disminución económica sino también que tal descenso económico va a prolongarse en el tiempo, de modo que no permitirá al pagador asumir sus obligaciones.

 

Begoña Cuenca Alcaine. Abogada de Familia.