Siempre ha sido una de mis recomendaciones intentar llegar a un acuerdo cuando se plantea la ruptura de la pareja. Y más si cabe, en los momentos actuales en los que nos encontramos, con una Justicia colapsada.

Un Divorcio de Mutuo Acuerdo es mucho más ventajoso:

1º) Reduce el estrés, que toda persona atraviesa, cuando se produce la quiebra.
Cuanto más cordial sea el fin de vuestra convivencia, más correcta será vuestra relación posterior.
2º) El mutuo acuerdo hace que sólo sean participes los cónyuges o la pareja, sin que intervengan terceras personas, como testigos que deban concurrir a juicio, psicólogos y peritos etc.
3º) El pacto alcanzado es un “traje a medida” que se adaptará mejor a vuestras circunstancias personales y laborales.
4º) Es mucho más fácil cumplir las decisiones que voluntariamente y por acuerdo entre ambos habéis tomado, que las que un Juez decide.

Si habéis sido capaces de alcanzar acuerdos, lo normal es que también consigáis modificarlos, caso de que fuera necesario.

Hay decisiones importantes que afectan a los hijos, y que debéis consensuar.

5º) Negociar es hacer concesiones, un acuerdo no puede ser el resultado de establecer todo lo que ha propuesto una parte, y nada de lo que ha señalado la otra. Se trata de lograr un término medio que satisfaga a todas las partes implicadas.
6º) Una vez conseguido el acuerdo, los tiempos son más breves, de modo que se consigue de forma más rápida una Resolución Judicial.
7º) También supone un ahorro de costes, ya que el procedimiento puede ser realizado por un solo abogado y procurador.

Tened en cuenta que litigar es caro.

Un expediente lleno de incidentes y procedimientos desgasta mental y económicamente a cualquier persona, y en ocasiones no se consiguen los resultados perseguidos.

Os dejo el video con toda esta explicación.

Si tenéis cualquier duda o cuestión no dudéis en contactar conmigo.

 

Os ha hablado Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.