En fechas recientes fue muy comentada una noticia por la cual se señalaba que había sido retirada la custodia a una madre por residir junto a su hijo en la Galicia profunda.

Tal noticia provocó la indignación de muchas personas, y sobre todo de las residentes en la bella localidad.

No obstante hay que señalar que no han acontecido los hechos tal y como se relataron.

Lo cierto es que la progenitora, oriunda de Galicia, conoció a su pareja, y traslado su residencia a Marbella donde nació el hijo común. 

No obstante, ante la ruptura, la madre con el menor regresó a Galicia, de modo que se ha producido en el Juzgado de Marbella un proceso para regular las circunstancias de la ruptura, solicitando ambos progenitores la custodia compartida del menor.

La madre ha argumentado, que se ha dedicado a la crianza del menor, motivo por el que no desempeña un puesto de trabajo remunerado.

Puede entenderse la actitud de la madre, que ante la ruptura, y encontrándose sin trabajo y en una localidad desconocida, haya decidido regresar a su ciudad natal, donde puede tener más apoyos y cobertura.

Pero también es razonable la posición del padre, que entiende que no puede verse privado de la compañía de su hijo, por el regreso de la madre a Galicia.

La Juez ha decidido otorgar la custodia al padre, no porque se haya ido a la Galicia rural, sino porque la progenitora se ha llevado al menor sin el consentimiento del padre. A estos efectos la fijación del domicilio de los progenitores es una decisión personal, pero no la del hijo común que debe de ser tomada de mutuo acuerdo.

La Juzgadora ha entendido que es más favorable para el hijo común residir en Marbella, lugar donde el padre tiene su residencia, y un puesto de trabajo, que no en Galicia, donde la progenitora no cuenta con dichas ventajas.

Por otro lado, remarca la Juez que Marbella cuenta con otras infraestructuras, como colegios, hospitales etc que no tiene la pequeña localidad en la que reside la madre.

Y en último lugar, destaca que la progenitora no tiene trabajo, y la dificultad de acceder al mismo en tal población.

De la misma forma la Resolución establece, que en el supuesto de que la madre regrese a Marbella, no habrá inconveniente en otorgar una custodia compartida a ambos progenitores.

Pues es inviable llevar a cabo una custodia compartida de un menor con tal distancia kilométrica.

La resolución parece ha sido recurrida, y se ha puesto de manifiesto que se va a instar la recusación de la Jueza.

Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.