Comienzan a llegarnos noticias a resultas del nuevo procedimiento de Familia, RD 16/2020 de 28 de abril, creado para paliar en la medida de lo posible los efectos negativos derivados del COVID, tanto en relación con el tiempo no disfrutado con los hijos, como por la pérdida de la capacidad económica, y las Resoluciones Judiciales que empiezan a dictarse en esta materia.

Así una de las primeras ha sido resuelta en un Juzgado de Sueca (Valencia) que decide que el padre deberá recuperar las visitas no efectuadas desde el 13 de marzo al 13 de mayo, a consecuencia del Estado de Alarma.

La sentencia establece que procede reequilibrar el tiempo no disfrutado con los hijos por parte del progenitor, en concreto, las jornadas que le correspondían durante las vacaciones de Fallas, Semana Santa y las semanas ordinarias.

padre e hijoLa Resolución pone de relieve que desde el pasado 18 de mayo se reanudará el sistema de custodia compartida con unas novedades que se acotarán hasta el próximo curso lectivo ya que las dos localidades en las que residen los progenitores, están en la misma provincia, con una distancia kilométrica de 20 Kilómetros, y por tanto no existe problema alguno para que los padres puedan desplazarse con el fin de efectuar las entregas y recogidas de los hijos comunes.

El Juez resuelve que partir de este momento,  las semanas que los hijos estén con el padre,  se alargarán un día más de lo previsto, que se restará al período en el que habitualmente están con la madre. Ello con el fin de compensar los días perdidos y que exista un equilibrio, pues los hijos tienen derecho a estar tanto con su madre como con su padre.

Además, durante los meses de verano, en lugar de que los hijos estén una quincena con el padre en julio y agosto, que es el reparto habitual del periodo vacacional estival,  lo estarán durante 22 días y en el mes de septiembre se volverá a la práctica de mayo y junio hasta el día 15, cuando se retomará la normalidad.

En la sentencia también se dicta que cada progenitor tendrá que hacerse cargo de las costas derivadas del procedimiento y que las comunes deberán dividirse entre los dos miembros. Es decir que no existe condena en costas.

Esta sentencia es novedosa, no sólo por ser una de las primeras que resuelven este tipo de asuntos, sino porque es partidaria de recuperar los días perdidos no disfrutados por un progenitor.

No obstante como ya hemos comentado en artículos anteriores no todos los Juzgados están conformes con reequilibrar las visitas o custodias no efectuadas, pues entienden que es algo excepcional, y que sólo procederá si existe negativa injustificada de un progenitor, aprovechando el COVID para impedir las visitas.

Tendremos que esperar para saber cuál de las dos tendencias se convierte en doctrina.

Begoña Cuenca Alcaine