En este post nos vamos a referir a una Sentencia que concede custodia compartida por entender que la progenitora esta manipulando a los hijos comunes, y éstos necesitan de la presencia y contacto con el padre.

Así en Primera Instancia, se declaró el divorcio de los cónyuges, y entre otros pronunciamientos, se estableció un régimen de custodia compartida progresivo en cuanto a la distribución de las pernoctas, estableciéndose un periodo de adaptación y un régimen ordinario.

Disconforme la progenitora ésta recurrió, dando lugar a la Sentencia de la Audiencia Provincial de Elche.

La Audiencia señala que la sentencia apelada establece un régimen de custodia compartida razonando que «a dicha conclusión llegamos valorando las siguientes cuestiones; en primer lugar, y principalmente se valora el informe psicosocial emitido por la perito. En dicho informe se concluye que lo más beneficioso para los menores es un régimen de custodia compartida, y se pone de manifiesto factores de riesgo en la relación de la madre y los menore,s estando la madre trasladando a los mismos una percepción negativa del padre, explicando cumplidamente los motivos que le llevan a adoptar dicha conclusión, que resultan convincentes para esta juzgadora, sin que se haya aportado prueba suficiente para desvirtuar las conclusiones de la pericial.”

La perito, explica en su informe que ambos padres cuentan con capacidad parental, considerando que no existen motivos que desaconsejen la custodia compartida, siendo necesario establecer un equilibrio entre ambos progenitores, explicando que la madre tiene una visión muy negativa del padre que está trasmitiendo a los menores siendo necesario revertir dicha situación.

También recoge la perito en su informe que los menores presentan un apego importante a ambos progenitores, derivando dicha conclusión de la observación directa de la relación del padre y la madre con los menores

La Audiencia remarca que ha resultado decisivo para la juzgadora de Primera Instancia, a la hora de fijar la custodia compartida como régimen más beneficioso, la necesidad de equilibrar la presencia paterna y evitar la influencia materna en la visión de los menores con su padre.

Se recoge en el informe y se infiere claramente en el interrogatorio de la madre que la misma no considera capaz al padre para atender a los menores, visión que está trasmitiendo a los hijos, resultando necesario permitir que los menores pasen tiempo con el padre y que puedan construir una relación libre de interferencias. 

Así, la perito explica que los menores se están posicionando con la madre, refiriendo que pudo apreciar directamente dicha influencia, así durante la elaboración del informe psicosocial, el hijo preguntó a la madre «hoy toca con el papa malo», y la madre, en lugar de corregir al menor, responde «no hoy no toca con el malo», lo que evidencia claramente que la madre está interfiriendo en la relación paterna.

La madre argumenta también que los hijos están mal cuidados, adjunta fotografías de picaduras de mosquitos en los niños.

La Audiencia señala que entendemos por tanto que la actitud de la madre y dada la corta edad de los menores desaconseja totalmente una custodia materna en exclusiva que no haría sino potenciar e intensificar esta tendencia, pudiendo llegar a deteriorar de forma irreversible la visión de los menores de su padre.

También toma en consideración que ambos progenitores cuentan con horarios compatibles para la crianza de los menores, y que ambos cuentan con apoyo familiar.

Por lo expuesto desestima el Recurso de la madre y conforma la atribución de custodia compartida de los hijos a ambos progenitores.

Os ha hablado Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.