Un Juzgado de Granada ha decidido en un supuesto de custodia compartida que el progenitor abone íntegramente el coste del colegio privado de los hijos, y el resto de gastos al 50%.

El progenitor recurre dicha Resolución, argumentando que no hay tal discrepancia de ingresos, y que la progenitora ha adquirido un vehículo de alta gama. Que se ha visto obligado a abonar íntegramente el colegio, ante la negativa de la madre de abonarlo.

Por el contrario, la progenitora señala el alto nivel de vida del progenitor, resaltando un viaje efectuado con los hijos.

La Audiencia Provincial de Granada lo siguiente:

Lo que tenemos que plantearnos es si lo razonado en la sentencia y hasta ahora ratificado, en lo que atañe a los rendimientos que presumiblemente proporciona la explotación de la referida empresa de buceo, justifica que el pago de los gastos del colegio deba asumirse en exclusiva por parte del apelante, cuando lo cierto es que, como mantiene éste en su recurso, que siendo cierto que no se ha acreditado documentalmente el resultado de la explotación de dicha empresa, lo mismo ocurre con la de intermediación inmobiliaria » que explota la progenitora; y que si se presume un buen nivel de vida al progenitor teniendo en cuenta ese viaje de buceo al Mar Rojo, también puede presumirse solvencia a la apelada en consideración al modelo de vehículo que ha adquirido (Ranger Rover Evoque) tras la separación, teniendo en cuenta además la prueba directa de cobro de nóminas por importe de 2300 € mensuales, de suerte que, aun presumiendo que los ingresos del apelante sean mayores y concurra desequilibrio entre ambos cónyuges, no traducido en pensión compensatoria, ello no tiene por qué comportar la exclusión de la apelada de contribuir, en proporción a los medios de que dispone, a sufragar este gasto educacional, tan cualificado, en cuya continuidad ambos progenitores coinciden, puesto que ella no impugna la sentencia en lo que se refiere a este pronunciamiento ni propone alternativa alguna; y venimos sosteniendo, por otra parte, que con arreglo al precepto legal citado, el hecho de que un progenitor obtenga ingresos superiores al otro, incluso cuando sean desproporcionadamente elevados, no exime a éste de la obligación exigible respecto a los hijos, puesto que éstos han de beneficiarse, conforme al principio de su superior interés, del esfuerzo conjunto de los progenitores, lo que no ocurre, si todo el gasto lo soporta uno cuando la otra disfruta igualmente de disponibilidad para hacer frente al mismo, de manera que ha de considerarse más ajustado a la proporcionalidad entre los medios de que disponen el apelante y la apelada que el padre soporte el 80 % del pago del colegio, y la madre el 20%.

Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.