Cuando la Sentencia reguladora de nuestra ruptura, divorcio, etc, establece la obligación de abono de pensiones alimenticias y/o compensatorias se señala que tales percepciones se actualizarán de conformidad con las variaciones que experimente el IPC.

De tal modo que anualmente dichas pensiones se actualizaban. Hasta fechas recientes, generalmente la subida del I.P.C era positiva, de forma que la pensión aumentaba.

Pero nos encontramos en una coyuntura económica que ha generado un IPC negativo. Y  la cuestión a resolver es la siguiente:

¿Aplicamos el IPC negativo, y por ello la pensión se modifica a la baja?.

La Jurisprudencia ha resuelto este tema de forma diversa. 

Encontramos dos corrientes, la primera hace referencia al cumplimiento exacto de las Resoluciones Judiciales, por la que se establece que si la Sentencia habla de” variación de conformidad con el IPC”, o señala que la pensión variará al alza o la baja en atención al IPC” debe cumplirse estrictamente la Sentencia por lo que si el IPC es negativo, habrá de rebajarse la pensión.

Por contra, la segunda tendencia, sostiene la teoría de la proporcionalidad, que establece que no procederá la rebaja de la pensión, siempre y cuando los gastos de los menores no hayan disminuido, y la capacidad económica del pagador tampoco. Por lo que deberemos hacer un análisis concreto de cada caso.

De modo que para dicho año la pensión queda fijada como la del año anterior.

Cuando mis clientes me preguntan en relación a este tema, siempre les recomiendo que no rebajen la pensión, pues entiendo que, a pesar de ese IPC negativo, los gastos de los niños aumentan con el discurrir de los años.

Salvo como hemos expuesto, se haya producido una modificación a considerar, no obstante, y en este supuesto, me parece preferible, que si esa modificación a la baja de los ingresos del pagador, es importante, sea necesario que instemos un procedimiento de modificación de medidas.

Otra recomendación es que cuando nuestro divorcio o ruptura sea de mutuo acuerdo, negociemos con la otra parte, la inclusión de la clausula de que solo se modificará la pensión en el caso de que el IPC sea positivo.

Y en el supuesto de que sea contencioso, deberemos solicitar al Juzgador la misma apreciación, que sólo se aplique la variación del IPC en caso positivo, deberemos estar atentos a la respuesta de los Tribunales en este sentido.

Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza