Esta Letrada viene observando con el discurrir de los años, que los convenios reguladores o Sentencias de divorcio cada vez son más precisas y regulan con todo detalle las rupturas. Inicialmente los convenios eran más concisos, y quedaban algunos aspectos al albur de las partes, instando a éstas a que alcanzasen acuerdos.

Esta tendencia me parece muy positiva, con el fin de que existan las menos discrepancias posibles, entre los progenitores. Y de esta forma limitar un continúo acceso a los Tribunales. Y suavizar la conflictividad entre los padres.

Así en general, se establecen cuáles son las decisiones importantes que los progenitores deben de tomar en común, independientemente del modelo de custodia que tengan.

 Quedan especificadas las horas de entrega y recogida de los menores, tanto en las visitas, como en vacaciones, festividades, custodias compartidas etc.

También, que llegado el régimen vacacional se suspende el régimen de visitas habitual, y quien comienza el turno de visitas o estancias después de las vacaciones.

E incluso se prevé la posibilidad de que los progenitores permitan y faciliten que los hijos puedan asistir a eventos de especial importancia, como bodas, comuniones etc, cuando se encuentren en compañía del otro progenitor.

Quedan también muy definidos qué gastos quedan incluidos dentro de la pensión alimenticia, y que gastos están fuera de ella, y son extraordinarios necesarios y no necesarios.

Además, con la llegada de las nuevas tecnologías, se establece que los progenitores podrán comunicar telefónicamente o por cualquier otro medio telemático como SKIPE, video llamada etc.

Y como novedad importante, comienza a establecerse la clausula que fija que de no mediar consentimiento mutuo del que quede debida constancia, no podrá ninguno de los progenitores subir imágenes, videos ni reportajes de los menores en redes sociales, Facebook, Instagram, twiter etc.

A pesar de todas estas especificaciones siguen surgiendo discrepancias entre los progenitores, que los profesionales debemos de intentar solventar, o en su caso acudir al Juzgado.

Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.