En un procedimiento que hemos tenido la oportunidad de llevar en el despacho, se nos planteaba una modificación de Medidas solicitando una custodia compartida del hijo, y en consecuencia la extinción de la pensión, con el fin de ambos progenitores contribuyeran por mitad a los gastos del hijo.

Esta Letrada se opuso a esta petición económica, por entender que dado que los progenitores tenían una capacidad económica muy diferente, mucho más elevada la del padre que la de la madre, era necesario que el progenitor se hiciese cargo en mayor medida de los gastos del hijo. Y por tanto a pesar de admitir el reparto del tiempo del hijo en términos de igualdad, no podía admitirse, asumir por mitad los gastos, por lo que se solicitó el mantenimiento de la pensión alimenticia que el padre abonaba a favor del hijo.

El fundamento de nuestra defensa radica en el artículo 82.2 y 3 del Código de Derecho Civil de Aragón, que establece que la contribución de los progenitores a los gastos ordinarios de los hijos se determinarán por el Juez en función de las necesidades de los hijos, de sus recursos y de los recursos económicos disponibles de los padres.

De la misma forma, continúa el artículo diciendo que el Juez asignará a los padres la realización compartida o separada de los gastos ordinarios de los hijos teniendo en cuenta el régimen de custodia, y si es necesario fijará un pago periódico entre los mismos.

Así, tras la prueba documental practicada, quedó acreditada la considerable y notoria diferencia de ingresos y capacidad económica de cada progenitor, por lo que el Juzgador concluyó que no procedía extinguir la pensión que había quedado fijada en el anterior proceso.

Tal tendencia poco habitual, ya había sido recogida en varias Sentencias en las que se compatibilizaba una custodia compartida con el establecimiento o mantenimiento de una pensión alimenticia a cargo del progenitor que tiene mayores ingresos, cuyo fundamento es la existencia probada, como en el caso que nos ocupa, de grave desequilibrio o desigualdad en la economía de los progenitores.

Es obvio que si los progenitores no cuentan con los mismos recursos no pueden afrontar en términos de igualdad los gastos de sus hijos. Pues ello supone la imposibilidad de que un progenitor los asuma, y perjudicar al hijo que no podrá mantener el estatus o nivel de vida que hasta ahora disfrutaba.

En nuestro asunto el progenitor ha recurrido la Resolución, por lo que tendremos que estar a lo que resuelva la Audiencia Provincial de Zaragoza.

Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.