Ya hemos comentado en videos anteriores que no procederá la concesión de la custodia compartida de los hijos menores, cuando cualquiera de los padres esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro cónyuge o de los hijos que convivan con ambos.

No obstante, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer Nª UNO de Valladolid otorgó la custodia compartida a ambos progenitores que se habían interpuesto denuncias mutuamente.

Custodia compartida cuando ambos padres están incursos en procesos penales

 Así él ha sido condenado por injurias leves tras una discusión que se produjo en el curso del  procedimiento de divorcio y ella está a la espera de juicio por  amenazas con instrumento peligroso.

Interpuesto el procedimiento de divorcio, el progenitor demandaba la custodia compartida de los hijos, y la progenitora se oponía, entre sus argumentos destacaba que el progenitor había sido condenado penalmente.

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer entendió, conforme a la jurisprudencia del Tribunal Supremo, que lo importante es velar por el interés de los menores y que para ello hay que evitar automatismo en la aplicación de la ley, valorar las circunstancias concretas de cada caso y «huir de interpretaciones formalistas y encorsetadas que conduzcan a cerrar el paso a toda posibilidad de fijar una custodia compartida por el mero hecho de que exista un procedimiento en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer».

De modo que otorgó la custodia compartida de los dos hijos de 10 y 14 años a ambos progenitores, pues las tensiones inherentes a toda ruptura «en ningún caso pueden servir para eximir a los dos progenitores de los deberes que, en situación de corresponsabilidad, tienen para con sus hijos».

Recurrida la Sentencia, la Audiencia Provincial mantiene el otorgamiento de la custodia compartida a favor de ambos. 

La Sala considera que el episodio de los insultos, un incidente aislado en el marco de una crisis conyugal, no puede considerarse trato degradante ni puede entenderse que menoscabó la integridad moral de la insultada.

Dice la Sala que «sorprende» que la mujer esgrima la condena por injurias leves para pedir que el padre sea privado de la custodia compartida cuando ella está pendiente de un juicio por amenazas con instrumento peligroso en el ámbito familiar. Y recuerda que «la rígida e inflexible aplicación que propugna» del artículo 92.7 «pondría incluso en tela de juicio la posibilidad de otorgar una custodia exclusiva a favor de cualquiera de ambos progenitores».

Begoña Cuenca abogada de Familia en Zaragoza.