Muchos progenitores creen que el hecho de tener otorgada la custodia supone que se puede decidir de forma unipersonal las decisiones importantes de los hijos comunes.

Ya hemos explicado en varios artículos y videos, que independientemente del modelo de custodia que se adopte, la patria potestad es compartida, y en Aragón, autoridad familiar. De modo que hay que llegar a acuerdos en las decisiones fundamentales de los hijos. (domicilio, colegio, cuestiones religiosas etc).

También piensan que pueden tomar de forma automática la decisión de qué  gastos y actividades hacen los hijos, sin contar con la opinión del otro, que debe de afrontar el gasto por mitad. Ello no es cierto, pues  como norma general, debe de existir acuerdo para la realización de los gastos extraordinarios.

Otras personas piensan que por el hecho de tener un niño lactante, o ser menor de tres años, automáticamente se atribuye la custodia a la progenitora. Esta situación no es real dado que hay que analizar todas las circunstancias concurrentes, como la dedicación de ambos progenitores al cuidado del niño etc.

Otra cuestión muy repetida es si los informes de los equipos psicosociales son vinculantes a la hora de que el Juez decida el modelo de custodia. Realmente no son vinculantes pues el perito no puede ocupar la función del Juzgador, no obstante, tienen un gran peso, por ser informes de especialistas imparciales.

Por otro lado nos encontramos en muchas ocasiones con el argumento de que la enemistad entre los progenitores, supone la denegación instantánea del otorgamiento de custodia compartida. Ello no siempre es cierto, dado que existe Jurisprudencia que si bien recomienda que exista una correcta relación entre los progenitores, indica que ello no es óbice para su concesión, pues es natural que dos personas que rompen, tengan determinadas discrepancias, que evidentemente habrán generado el fin de su relación. Y solo atiende a ella si afecta de modo negativo a los hijos.

Otro tema recurrente es que no procede custodia compartida si existe una denuncia por malos tratos. En general ello es así, no obstante puede ocurrir que se archive dicha denuncia o que se absuelva en juicio, y ya no genere óbice para la determinación de dicha custodia si concurren otros elementos a los que hay que atender.

Y por último, existe la creencia de que si la custodia es compartida, no procede abonar pensión de alimentos para los hijos. A pesar de que lo habitual es abrir una cuenta común donde domiciliar los gastos ordinarios de los hijos, puede ocurrir que los progenitores tengan ingresos muy divergentes, de modo que sea preciso establecer una pensión a cargo de uno de ellos.

Si tenéis alguna cuestión no dudéis en consultarme os ha hablado Begoña Cuenca Abogada de Familia.