Los servicios sociales retiran la custodia de dos niños gemelos a su progenitora de 64 años de edad, que se sometió a una inseminación artificial en EEUU, para concebir a sus hijos.

EL Juzgado de Primera Instancia ha ratificado la decisión de Servicios Sociales y ha dictaminado que los menores vayan con una familia de acogida, al apreciar indicios de desprotección en los menores y declarar a éstos en situación de desamparo.

La misma razón se había argumentado con anterioridad pues la madre también habría perdido la custodia de otra hija, que nació por el mismo procedimiento, cuando contaba con 58 años.

Como se ha expuesto, la madre, procedió a recurrir la Resolución de Servicios Sociales ante el Juzgado, dado que no acepta la decisión de los mismos de retirada de los menores, y la integración de éstos en otra familia, parece que la madre no es consciente del problema.

En el expediente consta que la progenitora no tiene las habilidades necesarias para la crianza de sus hijos, y necesita apoyo para mejorar su comportamiento, los rasgos de personalidad de la madre afectan de forma relevante al desarrollo afectivo y psicosocial de los menores, inexistencia de relaciones familiares, falta de una red de apoyo social, aislamiento e inexistencia de vinculo afectivo adecuado con ellos.

Recurrida de nuevo la Sentencia del Juzgador de Burgos, la misma es mantenida por la Audiencia Provincial que confirma la retirada de la custodia de los niños.

El Tribunal Supremo, en su Auto, de nuevo rechaza el recurso interpuesto por la mujer y confirma lo adecuado de la resolución de los servicios sociales de la Junta de Castilla y León, que retiraron la custodia de los niños a la madre porque los menores estaban en “situación de clara desprotección”, por “incapacidad” de la mujer para atenderlos y su negativa a seguir las directrices de los servicios sociales.

La resolución concreta que la declaración de desamparo de los menores «no está motivada ni por la edad ni por la salud mental» de su madre, que reside en una localidad de la sierra de la Demanda burgalesa, sino por la evaluación de los técnicos.

Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.