Hemos tenido conocimiento por la prensa de una Sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Pontevedra por la que se retira la custodia compartida a un padre por ser más permisivo que la madre en su crianza.

La madre interpone un procedimiento de modificación de medidas en primera instancia que no es desestimado al considerar la Juzgadora que no concurren hechos sustanciales para modificar la forma de custodia.

La progenitora recurre tal decisión a la Audiencia Provincial de Pontevedra, que decide revocar la anterior Resolución.

 

La madre alega que los progenitores tienen criterios de crianza del menor opuestos entre sí. Por parte del padre se desprende una actitud de permisividad total y falta de vigilancia y atención en los quehaceres
diarios del menor. Descargando en la madre toda la responsabilidad en cuanto al seguimiento del menor en el colegio, actividades extraescolares y asistencia sanitaria.

Hay una falta de comunicación entre los progenitores.

Y por último que existe un problema con la afición a los videojuegos que tiene el menor, manteniendo los progenitores al respecto, una disparidad de criterios.

El padre, de manera unilateral, ha permitido al menor el abrir una cuenta de instagram y un canal de youtube.

Que el rendimiento académico del menor, desde la instauración de la custodia compartida, ha bajado de una manera alarmante.

La madre ampara sus pretensiones en un informe psicológico de parte.

Hecho curioso que puso de relieve el abogado del progenitor, por considerarlo no objetivo ni imparcial.

El padre reconoció que le había permitido al hijo abrir cuentas de Instagram y youtube, que el hijo juega a videojuegos, si bien no considera que tenga una adicción.

La Sentencia señala que a tenor del resultado de la prueba practicada, los criterios que sirven para sustentar la adopción (en este caso, mantenimiento) de la guarda y custodia compartida, vienen a
desvanecerse.

Dado el desencuentro existente entre los progenitores en torno a las pautas educacionales más básicas respecto del menor, la falta de comunicación y colaboración entre ambos, la permisividad del padre en el hábito de los videojuegos, que ha venido a ser calificado de adictivo por profesional psicólogo y que repercute desfavorablemente en su rendimiento académico, y, en definitiva, el mal resultado del régimen, de cara al buen desarrollo formativo del menor en todos los órdenes con especial afectación en sus facetas emocional y educativa.

Así las cosas, a la vista de las conclusiones y recomendaciones del especialista psicólogo, se estima procedente la sustitución del actual régimen de guarda y custodia compartida, por su atribución a la progenitora con establecimiento de un régimen de visitas a favor del padre.

Debiendo la nueva situación y régimen adoptado ser objeto de revisión cada año por el equipo psicosocial adscrito a los Juzgados a los efectos de comprobar el buen funcionamiento del sistema y con ello salvaguardar el interés superior del menor.

Begoña Cuenca Abogada de Familia