Es un hecho cierto que los padres trabajadores precisamos la ayuda de terceras personas para la crianza de nuestros hijos con el fin de poder conciliar la vida laboral y familiar.

Producida la ruptura esta situación aun puede complicarse más. No obstante, es conveniente no abusar o delegar en terceros, como pueden ser los abuelos, la crianza de los hijos.

Así las cosas, encontramos varias Sentencias que modifican la custodia compartida de varios menores atribuida a los progenitores por esta circunstancia.

En febrero de 2020 conocíamos la noticia de que un Juzgado de Zaragoza atribuía la custodia de dos niños a su progenitora, modificando así la custodia compartida fijada inicialmente, por entender que los menores permanecían a cargo del abuelo paterno gran parte del tiempo. Así el abuelo se encargaba de los menores desde las 7 a las 19 horas, siendo el encargado de llevarlos y recogerlos del colegio, a las actividades extraescolares etc.

Señala la Juez que no entiende que el padre “prefiere quedarse en su domicilio” “y que no va ni siquiera a recoger a los niños cuando están entrenando con el equipo de fútbol”. 

La Juzgadora alega que “una cosa es disponer de apoyo de familiares y otra delegar por completo sus obligaciones”.

Tanto el informe psicosocial como el Ministerio Fiscal, entendían que no procedía la modificación de Medidas solicitada por la madre, si bien la Juzgadora señala   que ni el informe psicológico ni la postura del Ministerio Fiscal son vinculantes para dictar sentencia.

 No obstante, reconoce el amor y el tiempo que los abuelos han dedicado a sus nietos. “No se duda en absoluto de su cariño y dedicación”, asegura, pero también considera que los hábitos y las normas “requieren una intervención directa de ambos progenitores”.

En la misma línea encontramos La Resolución dictada por  La sección tercera de la Audiencia Provincial de La Coruña, que ha confirmado el fallo del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de esta ciudad que retiró la custodia compartida a un padre por “desatención” en el cuidado de su hijo y delegar en los abuelos paternos el cuidado del mismo.    Tras el recurso de apelación interpuesto por el padre, vecino de A Coruña, la sentencia de la Audiencia coruñesa ratifica la sentencia.

“Una cosa es que, en casos puntuales, pueda verse obligado a pedir ayuda a los abuelos del menor para su cuidado, pero no que sean éstos los que cuiden y se encarguen directamente de su nieto”, señala.

Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza