En fechas recientes hemos conocido por la prensa una noticia estremecedora, al parecer un progenitor ha dado galletas de marihuana a su hijo de catorce años.

Los hechos van a ser juzgados vía penal, en Oviedo.

El Ministerio Fiscal solicita en su escrito de acusación la condena del acusado a cuatro años y tres meses de prisión por delito contra la salud pública y nueve meses por un delito de lesiones en el ámbito familiar, de la misma forma solicita su inhabilitación para el ejercicio de la patria potestad durante dos años así como la prohibición de acercarse al menor, a su domicilio o a cualquier otro frecuentado por el miso a menos de doscientos metros, y a no comunicarse con él por cualquier medio o procedimiento durante un año y nueve meses.

Se solicita también por el Fiscal, la suspensión de las visitas entre el padre y el hijo.

Se solicita la retirada de la patria potestad de un padre que le ha dado galletas de marihuana a su hijo

Parece que el menor se encontraba en compañía de su padre, en cumplimento del régimen de visitas entre el padre y el hijo, decretado en el divorcio de los progenitores, en el domicilio de éste, cuando el padre le facilitó galletas de marihuana, el menor comenzó a sentirse indispuesto, con mareos, náuseas, visión borrosa y malestar general por lo que fue atendido por Personal Sanitario, quienes tras realizar un análisis de orina confirmaron la presencia de droga en su organismo.

Según el informe emitido por el forense, tardó en curar dos días, si bien no sufrió secuelas y tampoco requirió un tratamiento médico específico.

Como se ha expuesto el juicio no se ha realizado todavía, pero todo apunta a que finalizará con la condena del progenitor, y el establecimiento de las medidas solicitadas.

Ya hemos comentado en otras ocasiones la tendencia de los juzgados de lo penal de retirar la patria potestad a progenitores que lleven a cabo conductas tan incorrectas y perjudiciales para los menores como la relatada. Pues anteriormente se producían condenas penales, pero no se dilucidaba la retirada de la patria potestad o suspensión de visitas, por lo que había que acudir a la vía civil.

Os recuerdo que la patria potestad se refiere a que las decisiones importantes a tomar en la vida de los hijos deben de realizarse de mutuo acuerdo, pero en casos tan excepcionales como éste, ambos progenitores pueden ser privados de su ejercicio.

Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.