Ya hemos hecho referencia en varias ocasiones al deber de corrección que tienen los padres sobre los hijos, y los límites de éste. De modo que era una doctrina consolidada la que no permite pegar a los hijos como elemento correctivo.

No obstante, recientemente hemos conocido una Sentencia de un Juzgado Penal de Sevilla, que absuelve a la progenitora por dar un cachete a su hija de siete años, cuando le recriminó que no perdiese el tiempo pues debían de ir a recoger a otro hermano. 

El padre, que ostenta la custodia de la niña, denunció a la progenitora.

La Fiscalía pidió para la madre por un delito leve de maltrato familiar una condena de 32 días de trabajos en beneficio de la comunidad y prohibición de aproximarse a la niña durante seis meses. La acusación particular solicitó un año de prisión e inhabilitación para la patria potestad. SU Letrado adjuntó varias denuncias y procedimientos civiles de modificación de Medidas.

El Juzgador en su Sentencia señala que reñir a los hijos “sin comportamientos violentos” es un deber de la patria potestad y que “lo que tiene claro es la alta conflictividad que tienen los progenitores de la  menor, clara perjudicada de la carrera judicial que han emprendido sus padres por su custodia, pasando de la vía civil ahora también a la penal”.

También valora la declaración de la menor y “sus sinceras manifestaciones en el sentido de que hechos como este no han ocurrido nunca, ni antes ni después del 31 de marzo de 2019”, que las visitas con su madre se desarrollan de un modo normal, la niña está contenta en su compañía y no tiene ningún problema.

Por ello, concluye que el derecho de corrección es “necesario para la correcta función de educar inherente a la patria potestad, contemplada en el artículo 39 de la Constitución, y como contrapartida el deber de obediencia de los hijos”.

Ese derecho a reprender las conductas inadecuadas de los hijos debe ejercerse “dentro de unos límites” y “sin comportamientos violentos que ocasionen lesiones de entidad”. En caso contrario, actuaciones como dar un leve cachete o castigar a los hijos sin salir un fin de semana “podrían integrar tipos penales tales como el maltrato o la detención ilegal”.

Motivos por los cuales absuelve a la progenitora.

Begoña Cuenca Abogada de Familia en Zaragoza.